Deporte y Vida

ENFERMEDADES

La enfermedad neurológica de Jordi Roca, la peor parte de El Celler

jordi roca

La distonia es un conjunto de enfermedades neurológicas que afecta a las articulaciones, en este caso a Roca en el cuello, y que llevan asociadas otros problemas, para él la pérdida de la voz.

El chef Jordi Roca, de El Celler, es uno de los más laureados de la gastronomía internacional y no consigue hablar bien. Algo le pasa y sigue sin poder identificar qué le ocurrió. Perdió la voz, y algo más que sigue intentando averiguar qué es.

Fue en el año 2010 cuando todo comenzó. Un dolor muscular le dejó el cuello casi sin poder moverlo, la cabeza rígida, sin movilidad, con dolores, molestias, y sensaciones muy extrañas… A ello hay que sumar que desde el año 2016 vive afónico. Su cerebro está mandando señales que todavía ningún médico de los 15 diagnósticos diferentes que tiene ha sabido descifrar.

Distonia, la enfermedad de Jordi Roca

“En octubre del 2010, llegué al restaurante para el servicio de la noche y me senté en el despacho ante el ordenador y… ¡crack! ‘¿Qué pasa?’ Intentaba bajar la cabeza y no podía. Había tenido tortícolis y aquello era diferente. Me asusté. La cabeza hacía cosas que no le había ordenado. Tenía una reunión con mis hermanos. Salí con la mano en el cuello y la cabeza hacia arriba”, cuenta al diario El Periódico en una entrevista sincera.

Pasó por fisioterapeutas, reeducadores posturales, traumatólogos… además de una degradación de las C5 y C6 por el trabajo que realiza, Roca está en tratamiento psicológico, y es que la distonia es una enfermedad neurológica, con muchos flecos y ramificaciones diferentes que afectan.

Llegó a tratarse con botox, como se hace habitualmente para las articulaciones, para que la cabeza y el cuello y las vértebras sufrieran menos físicamente. Pero además de eso, al regresar de Londres tras ser elegido el Mejor Restaurante del Mundo, le afectó una laringitis que le compromete la voz.

La cabeza, las emociones, la causa

Todo esto ha sido la respuesta a un shock emocional, la rigidez muscular, la pérdida del habla, el agarrotamiento de los músculos… todo ha comprometido su forma de comunicarse y la postura. Pero no se rinde.

Actualmente se trata con las técnicas del doctor Joaquín Farias, médico español que dirige el Neuroplastic Training Institute, en Toronto, Canadá, para recuperar plasticidad, no ha vuelto a los medicamentos y sí a los ejercicios.

El fin es aprender a hablar bien de nuevo, a poder comunicarse de manera normal, a que pueda ser escuchado, a que la cabeza no esté girada o ladeada… el cuerpo lo ha convertido en su mejor herramienta y busca cómo ordenarlo todo.

Que el chef Jordi Roca diga que tiene que aprender a comer, a relajarse, a disfrutar, a vivir sin tanto estrés… nos pone el foco de nuevo en la exigencia que la excelencia tiene en nuestro cuerpo en todos los sentidos.

0 Comentarios

Mostrar