Deporte y Vida

ATLETISMO

31 maratones en 31 días con las dos piernas amputadas

discapacidad, maratón, amputado, veterano de guerra, reto

as.com

La historia de Rob Jones, ex marine y medallista paralímpico, es un ejemplo de superación que va más allá del deporte y merece ser recordada.

La vida de Rob Jones cambió drásticamente en Afganistán. Durante una misión de reconocimiento en 2010 para detectar explosivos ocultos, una de las minas que estaba intentando encontrar para su desactivación explotó bajo sus pies con un resultado devastador: le amputaron las dos piernas por encima de las rodillas. Pero lejos de rendirse, Jones siguió luchando con más determinación si cabe y, desde entonces, se ha convertido en un símbolo en EEUU y en un ejemplo para los veteranos de guerra.

"He intentado contar una historia sobre un veterano. Fui a Afganistán. Tuve una experiencia traumática y perdí mis dos piernas. Pero pude volver a casa y encontrar una nueva forma de contribuir a mi país y continuar luchando. Solo quiero que esa historia se conozca y que sirva de inspiración a otra gente", aseguró en su momento a Usa Today.

El problema de los veteranos de guerra

Y no es para menos ya que se calcula que en EEUU se suicidan al día más de 20 veteranos de guerra que no supieron, a diferencia de Rob Jones, encontrar su sitio. Por ellos, para demostrar que hay vida a pesar de las adversidades, el ex marine decidió afrontar un reto no exento de dificultad: 31 maratones en 31 días en 31 ciudades. "Espero que un veterano que llega a casa herido psicológicamente o físicamente se dé cuenta de que no estamos incapacitados que somos capaces de reintegrarnos a la sociedad", explica Ron Jones.

Medallista paralímpico

Él se dio cuenta mucho antes de acometer el reto. Ya en Centro Médico Naval de Bethesda, donde llevó a cabo su recuperación, dio muestras de una entereza y determinación inquebrantables, que le llevó en 2012 a conseguir una medalla de bronce en los Juegos Paralímpicos de Londres en la modalidad de remo. Después de eso recorrió el país de oeste a este en bicicleta fruto de otra iniciativa que pretendía concienciar sobre la situación de los veteranos de guerra y para recaudar fondos para la causa. Y solo después de no obtener plaza en triatlón para los Juegos Paralímpicos de Río, decidió correr los 31 maratones.

"La misión continúa"

Tras recorrer más de 1300 km compartiendo recorrido con muchas personas anónimas, su aventura acabó en el National Mall de Whasington el 11 de noviembre de 2017, coincidiendo con el día de los veteranos de guerra. Una festividad de carácter nacional en el que la población rinde homenaje a aquellos que han servido a las Fuerzas armadas de los Estados Unidos. Así pues, Rob Jones puede estar orgulloso por servir de inspiración y haber recaudado más de 170.000 euros para ayudar a sus ‘hermanos’ dando además una lección de vida. Aunque su objetivo es recaudar un millón de dólares. “No soy un discapacitado. La misión continúa”.

 

0 Comentarios

Mostrar