Deporte y Vida

EJERCICIO

7 gestos sencillos para tener un vientre plano

7 gestos sencillos para tener un vientre plano

Debes beber 2 litros de agua al día, añadir más fibra a la dieta, tomar la fruta pelada y no en batidos, hacer ejercicio a diario al menos 30 minutos, nada de chicles o pajitas...

Nada es fácil y menos cuando hablamos de ejercicio, pero la operación bikini está ya con nosotros, y casi podríamos decir que vamos justo al verano. Pero con fuerza de voluntad y una lista de tareas, podrás tener un vientre plano si te animas a seguir estos 7 gestos sencillos.

Nadar, caminar, correr o pedalear… lo que quieras, pero haz ejercicio. Es clave en cualquier cambio y más para degastar y definir. Es además una manera de evitar que el metabolismo se vuelva más lento a medida que vamos cumpliendo años, por eso es importante mantener la actividad física diaria. Lo ideal es hacer alguna actividad que acelere el ritmo cardiaco y estimule la quema de grasa durante, al menos 30 minutos al día.

Practicar deporte al aire libre tiene multitud de beneficios, no solo físicos, sino también psicológicos. Está científicamente demostrado que, cuando observamos un entorno bonito, cualquier actividad que realizamos se hace más llevadera”, explica Pilar Vela, Fit Setter del Hotel Royal Hideaway Sancti Petri, quien además reconoce que “nos permite no sólo ponernos en forma, sino también meditar, puesto que la vegetación, nos ayuda a concentrarnos y a estar más tranquilos”. Y si estamos al lado del mar, más todavía.

Evitar las bebidas con gas: fundamental. Si estamos hablando de tener un vientre plano, evitar las bebidas carbonatas será una máxima. Incluso aunque no tengan azúcar ni calorías, son causantes de la inflamación del vientre y de la acumulación de aire en la zona abdominal.

Menos chicle. Puede parecer una tontería, pero el chicle es enemigo del abdomen plano. Al masticarlo, el cuerpo ingiere aire, lo que causa la hinchazón del estómago y mucha sensación de incomodidad. Por no hablar de los problemas mandibulares derivados.

No usar pajitas, ¿por qué? Este sencillo gesto de nuevo nos avisa del aire extra que ingerimos. Estamos metiendo bebida al cuerpo, directamente al estómago pero además una gran cantidad de aire.

Más frutas y menos batidos: sí, aunque la moda sea llevar el batido a todas partes, el hecho de masticar la fruta hace que el cuerpo esté realizando ya una tarea. De sobra es conocido que en todos los planes de nutrición se recomienda tomar al menos cinco piezas de fruta al día; al tomar batidos de frutas la fibra se destruye y lo que queda es la glucosa, y lo importante la fruta, entre otras cosas, es la glucosa.

Fibra, fibra y más fibra: cuánto más activo esté tu sistema digestivo mejor para tener un vientre plano. Verduras, fruta, cereales, frutos secos… la fibra está en muchos alimentos e introducirlos en la dieta es muy sencillo.

Tomar mucha agua: sí, un clásico de las dietas. Además de garantizar un funcionamiento adecuado del sistema digestivo, evita la retención de líquidos que se acumulan en el abdomen, mantiene las articulaciones en buen funcionamiento para hacer ejercicio, permite la absorción de nutrientes, con el calor es un buen reconstituyente… y a la hora de reponer minerales cuando sudas, es de los mejores gestos.

0 Comentarios

Mostrar