Deporte y Vida

Cómo eliminar el dolor cervical

EJERCICIO

Cómo eliminar el dolor cervical

Cómo eliminar el dolor cervical

Desde una mala posición al dormir, una almohada incomoda, torcer y girar el cuello bruscamente mientras haces ejercicio, levantar cosas demasiado rápido o con mala postura.

La entrenadora personal Marta Rosado es especialista en ejercicio .Hablamos con ella para tratar el tema de las cervicales, una de las zonas que más sufre del cuerpo y que incluso nuestra actividad diaria nos estaría perjudicando.

“Las vértebras de la columna están separadas por discos cartilaginosos llenos de una sustancia gelatinosa que brinda amortiguación a la columna espinal. Dichos discos se pueden salir de su lugar o romperse, debido a trauma o distensión, especialmente si se han presentado cambios degenerativos en ellos. Cuando un disco se sale de su lugar, las raíces nerviosas (nervios grandes que se ramifican desde la médula espinal) pueden resultar comprimidas, ocasionando síntomas neurológicos como dolor y cambios sensoriomotores. Una causa común del dolor cervical es la tensión o distensión muscular”, afirma.

A menudo, las actividades diarias son las responsables de este dolor. Incluso se puede producir simplemente por mirar hacia un papel sobre un escritorio durante horas, estar con el ordenador o tener una mala postura mientras se ve la TV o mientras se lee.

También puede ser causado por dormir en una mala posición o una almohada incomoda, torcer y girar el cuello bruscamente mientras se hace ejercicio, o al levantar cosas demasiado rápido o con mala postura. Además de esto, puede también tratarse de un dolor provocado por una caída o accidente, ya que esto puede causar lesiones cervicales graves, como fracturas de las vértebras, latigazo cervical, lesión de los vasos sanguíneos e incluso parálisis, etc.

Ejercicios para eliminar el dolor cervical

“Realiza ejercicios de rango de movimiento lento, arriba y abajo, de lado a lado y de oreja a oreja. Esto ayuda a estirar suavemente los músculos del cuello. Es importante empezar en una silla para que no nos de mareo alguno”, cuenta.

“Una vez calentada la zona, realizaremos rotaciones 10 hacia delante, 10 hacia atrás. Intentamos acompañar la respiración al movimiento para un mejor trabajo”, si no te mareas, puedes hacerlo de pie.

“Elevación de hombros hacia arriba, intentamos llevar los hombros a las orejas, mantenemos en esta posición 5 segundos y volvemos al principio dejando caer los hombros de golpe. Lo haremos 10 veces”, añade.

Postura de loto: Siéntate en el suelo y entrecruza las piernas. Si es posible pon un pie encima de la rodilla contraria. La espalda debe estar bien recta, manteniendo la postura unos minutos. “Al principio te dolerá bastante, pero será hasta que te acostumbres. Algunas personas se ponen cojines en los glúteos o debajo de las rodillas para estar más cómodos.”

Partiendo del ejercicio anterior, lleva la cabeza hacia abajo (como si quisieras tocar el suelo) y empieza a bajar vértebra a vértebra soltando aire, inhalo y me paro y exhalo, y así bajamos hasta que nuestra espira dorsal no pueda más, en ese momento respiramos 10 veces y subimos en redondo, vértebra a vértebra de nuevo.

0 Comentarios

Mostrar