Deporte y Vida

Lo que más destruye tu piel puede ser el jabón equivocado

BELLEZA

Lo que más destruye tu piel puede ser el jabón equivocado

Lo que más destruye tu piel puede ser el jabón equivocado

¿Sabes lo que es un jabón sin jabón? ¿Conoces si tu piel es sensible? ¿Sabes qué son los tensoactivos de los jabones limpiadores faciales? ¿Y que los dermocosméticos nacieron hace 50 años?

Ahora que el frío ya es una constante debemos empezar a pensar si estamos utilizando los cosméticos más adecuados. ¿Se nos pone la piel roja rápidamente? ¿Está demasiado seca? Lavarnos demasiado en ocasiones, y con un jabón que no sea correcto, puede alterar el Ph; algo ocurre si se nos irrite la piel a menudo; la contaminación y la sequedad del ambiente no ayuda… Por eso hemos entrevistado a Alba Elizalde, formadora de Pierre Fabre Dermocosmética.

Con los niveles de contaminación hoy en día, ¿es necesario utilizar jabones neutros?

La higiene es un cuidado diario básico para eliminar de la piel la suciedad endógena como el sebo o el sudor y la suciedad provocada por el medio ambiente como la polución, además de suprimir los olores desagradables, sin alterar las características ni el estado de la piel. Los productos de higiene deben ser afines con la fisiología de cada tipo de piel, respetando el pH ligeramente ácido de la misma (alrededor de 5,5) y sin mostrar efectos irritantes ni sensibilizantes; en definitiva, deben eliminar la suciedad de la piel respetando al máximo la flora y la barrera cutánea.

Para ello, debemos tener en cuenta que existen diferentes tipos de productos de higiene: por un lado disponemos de los jabones perfumados en pastilla, también conocidos como pan limpiadores. El jabón se deposita sobre la piel en una fina capa, desplaza la suciedad al mezclarse con ella y ambos se eliminan con el aclarado. Estos jabones en pastilla serán los que utilizaremos mayoritariamente para la limpieza específica de las manos ya que además dejarán un perfume muy agradable.

Para el resto del cuerpo y la cara, recomendaremos utilizar productos de higiene tipo syndets o jabones sin jabón. Estos productos eliminan la suciedad gracias a la incorporación de tensioactivos en sus fórmulas. Los tensioactivos son moléculas que captan la suciedad como un imán y facilitan la eliminación de la misma por arrastre, repetando al máximo el film hidrolipídico y la flora de la piel. Además, debido a que presentan una excelente tolerancia cutánea, respetando el pH de la piel serán los productos de elección para la higiene de la cara y del cuerpo, para todos los tipos de piel.

Los niveles de alergias siguen aumentando, ¿cuidar la cosmética que utilizamos es un factor a tener en cuenta?

La contaminación, el estrés, el cansancio y el uso de cosméticos irritantes entre otros, hace que la piel esté en contacto con radicales libres que provocan un estrés oxidativo en las células de la misma. Como consecuencia la piel tiende a sensibilizarse y a reaccionar frente a sustancias que anteriormente no producían ninguna reacción sobre la misma. De hecho, se calcula que aproximadamente una de cada tres mujeres tiene la piel sensible, una piel que reacciona frente a los cambios de temperatura, aguas con mucha cal, aire acondicionado etc. provocando una sensación de incomodidad, tirantez e incluso picor.

Por ello, debemos cuidar los cosméticos que apliquemos a diario con fórmulas hipoalergénicas, que respeten su fisiología. En estas pieles debemos evitar los principios activos de pureza dudosa y jabones irritantes, además se recomienda utilizar activos calmantes que aporten una sensación de bienestar y confort.

¿Qué debemos exigir a las firmas de belleza para que nos cuiden?

Las firmas de belleza deben ofrecer productos de una máxima eficacia, para ello deben incorporar en sus fórmulas ingredientes con un modo de actuación conocido fruto de estudios de investigación, para conocer cómo y dónde actúan. Estos productos también deben ser de una elevada tolerabilidad y seguridad, para que nos garanticen la inocuidad de la aplicación de los mismos.

Todo ello se asegura con los dermocosméticos, productos desarrollados y fabricados con el mismo rigor que los medicamentos, que se venden exclusivamente por profesionales sanitarios para garantizar la máxima seguridad del consumidor.

El concepto de dermocosmética fue inventado por el señor Pierre Fabre hace cincuenta años y así vinculamos nuestros valores, a la voluntad de confiar a la investigación la tarea de asegurar nuestro futuro, siempre de la mano de la destreza del farmacéutico.

Utilizar para la limpieza diaria un jabón correcto hará que el ph de la piel se mantenga neutro y nos proteja más.

La investigación en laboratorios es fundamental, ¿cómo lo hacen en su marca?

Los dermocosméticos desarrollados por los Laboratorios Pierre Fabre siguen procesos de creación y desarrollo inspirados en los de los medicamentos, desde la investigación de un principio activo hasta su formulación en un producto acabado y su desarrollo industrial.

El desarrollo de la investigación en Pierre Fabre es idéntico al del medicamento, así comienza por la fase de investigación exploratoria, con el objetivo de seleccionar los principios activos desmocosméticos para la diana farmacológica donde se pretende actuar.

A continuación, se procede a analizar la inocuidad, el mecanismo de acción y la biodisponibilidad de los principios activos dermocosméticos mediante análisis experimentales in vitro y ex vivo en el laboratorio. Por último, se realizan estudios clínicos en voluntarios siguiendo las siguientes tres fases:

Fase 1: tolerancia o inocuidad

Fase 2: eficacia del producto en pequeñas poblaciones

Fase 3: estudios clínicos bajo control dermatológico

 De este modo, aseguramos productos dermocosméticos con principios activos sujetos a un programa completo de análisis in vitro e in vivo.

La naturaleza tiene en muchas ocasiones la respuesta a lo que nos ocurre, ¿la estamos olvidando?

La historia de los Laboratorios Pierre Fabre está íntimamente ligada al reino vegetal ya que nos valemos de las plantas como fuente de inspiración de los principales medicamentos y productos dermocosméticos. Disponemos de una experiencia histórica con el mundo vegetal, puesto que el primer producto que lanzó el señor Pierre Fabre en 1960 fue el medicamento venotónico Cyclo 3, formulado a base de ruscus.

No obstante, el 40 % del volumen de negocio del laboratorio procede de productos cuyo principio activo procede de plantas, al año desarrollamos de 3 a 5 nuevos extractos vegetales, y además, contamos con la primera colección privada del mundo con más de 15.000 especies de plantas.

Uno de nuestros principales retos es conocer y preservar la naturaleza para cuidar el mundo que nos rodea enfocándonos en el desarrollo sostenible. Por ello, nuestro compromiso con el mundo vegetal es único.

Por un lado, contamos con un proceso certificado de desarrollo responsable de activos vegetales innovadores, seguros y eficaces denominado “Botanical Expertise Pierre Fabre”.

Debido a que estamos convencidos de que la naturaleza es un bien común que se debe preservar y una fuente de innovación, contamos con una Fundación de empresa, denominada Klorane Botanical Foundation con la función de proteger y valorizar el patrimonio vegetal implementando acciones concretas en torno a tres misiones: Proteger, Explorar y Transmitir.

Dicha Fundación participa en el proyecto de la “Gran Muralla Verde” para luchar contra la desertización que afecta el Sahel, creando un cinturón verde formado por distintas especies botánicas que cruzará el continente africano de uDakar a Yibti, lo que representa más de 7.000 km de longitud y 15 km de ancho.

0 Comentarios

Mostrar