Deporte y Vida

Estás leyendo

Los ritmos circadianos influyen en cómo te sientan algunos alimentos

NUTRICIÓN

Los ritmos circadianos influyen en cómo te sientan algunos alimentos

Los ritmos circadianos influyen en cómo te sientan algunos alimentos

Es la cronobiología nutricional, dependiendo de la hora a la que ingerimos algunos alimentos nos pueden sentar bien, o mal, es el déficit de un neurotransmisor y unas adecuadas pautas alimentarias.

El tiempo de dormir, de comer, de descansar, de merendar, de cenar está relacionado con la alimentación. Las horas a las que se hagan las diferentes comidas influyen en cómo nos sentimos. Cenar pronto y acostarnos más tarde nos hace dormir más tranquilos. Comer demasiado y echarte la siesta puede influir en que luego te duela la barriga. Es la cronobiología nutricional, y es que el efecto de los alimentos en nuestro cuerpo lo marca el tiempo, la hora, el reloj.

Adaptarnos a las horas de luz es una medida de defensa, una manera de sincronizarnos con el exterior y aprovechar al máximo nuestro trabajo. Es el ritmo circadiano, dividido en dos, de 5 am a 5 pm es el matutino, con más energía, y el nocturno, de 5 pm a 5 am, el cuerpo busca el descanso, cargar energía. En esos dos turnos se secretan diferentes sustancias químicas y hormonas que logran que el cuerpo logre su objetivo.

Realizar cinco ingestas diarias es muy recomendado porque así el cuerpo se adapta mejor a los ritmos de secreción de la insulina. Se ha observado que alterar la ritmicidad natural de la acción de la insulina interrumpe el entorno rítmico interno de los tejidos insulino-sensibles, y predispone a los animales a la resistencia a la insulina y la obesidad.

La diferencia entre la ganancia y la pérdida de peso en algunas personas está determinada por el momento del día en que se consume una comida. Si consumimos un alimento que estimula o da energía en el turno nocturno, lo más probable es que almacene grasa, de igual modo si comemos algo relajante en la mañana, es más fácil que perdamos músculo. Hablamos con los expertos en nutrición de la Clínica Mato Ansorena.

Desayunar con pan o cereales

Está justificado, ya que se producirá un óptimo aprovechamiento de los carbohidratos para la obtención de energía. De la misma manera, en el almuerzo se deberían incluir alimentos energéticos, sobre todo en forma de carbohidratos complejos como arroz, pasta, legumbres, pan y patatas, así como las versiones integrales de estos alimentos.

La tirosina

Es un aminoácido y es precursor de la dopamina y la noradrenalina, por lo que sería recomendable tomar por la mañana las proteínas ricas en tirosina como el huevo, queso o el jamón y los glúcidos de absorción lenta como el pan integral. No debemos olvidar tampoco el consumo de vegetales, tanto a mediodía como de noche.

El triptófano

Es el aminoácido precursor de la serotonina y la melatonina, que se sintetizan por la tarde y noche respectivamente, por lo que lo recomendable será tomar aquellos alimentos ricos en él por la tarde, como los frutos secos y la fruta. La cena, por su parte, sería el momento para el pescado, el marisco, el pollo o pavo y la verdura de hoja. El triptófano se encuentra en la leche, por eso a los niños antes de acostarse se les da un vaso de leche, para que descansen mejor. En el mercado hoy en día se ha querido sustituir el vaso de leche por pastillas con triptófano para ayudar al descanso.

Consecuencias orgánicas

No respetar aquello que nos pide el cuerpo como comer, dormir o descansar acaba pasando factura y sus consecuencias orgánicas se hacen notar: insomnio, falta de atención y concentración, cansancio, depresión, además de acentuar enfermedades crónicas tales como la diabetes, y la hipertensión o la obesidad.

0 Comentarios

Mostrar