Deporte y Vida

Estás leyendo

Así te das cuenta de que te has enganchado al running

RUNNING

Así te das cuenta de que te has enganchado al running

Así te das cuenta de que te has enganchado al running

Si ya has planificado todos tus fines de semana hasta la San Silvestre, tienes más dorsales que ciudades conoces, y coleccionas bolsas de las diferentes metas, te sentirás identificado.

Ayer vimos cómo el ciclismo amateur es el deporte que más se practica en España, pero el running es el deporte de moda por excelencia. Por todas partes vemos corredores, más o menos profesionales, más o menos preparados, que parecen querer decirnos algo.

Hoy preguntamos a Susana García, una de las blogueras de belleza más importantes de este país, y que se ha lanzado al mundo del running casi sin querer. Seguro que muchos os sentís identificados con sus sensaciones, sus entrenamientos, su calendario completo y viajes internacionales para correr en Londres, París, Barcelona… Porque de salir a caminar sin más… a terminar su primer 10K y casi sin darse cuenta.

Los inicios

'En mi caso fue algo casual. Una de las personas más importantes de mi vida sufrió un infarto del que, milagrosamente, salió con vida. Pasar días en la sala de espera de la UCI me permitió observar, escuchar y aprender de la gente que allí esperaba noticias de sus familiares. Y me di cuenta de que tenía que parar y empezar a cuidarme. Allí hice mía la frase de "Tenemos dos vidas, y la segunda comienza el día que te das cuenta de que solo tienes una". Esa misma semana comencé a caminar al final del día. Poco a poco, el hábito de caminar se transformó en correr y no he parado desde entonces'.

Sentimientos

¿Qué sientes cuando corres?

'A mi correr me da muchas cosas. Por un lado me da confianza en mí misma. Soy una persona que tiende a dudar mucho de sus posibilidades en general, así que cada salida, cada carrera, cada kilómetro, me sirve para decirme a mí misma "¿ves cómo sí que eras capaz?". Y eso, para alguien llena de dudas e inseguridades como yo, puede ser maravilloso'.

'Por otro lado, me ayuda a pensar mejor. Cuanto más duro ha sido el día, cuanto mayores las preocupaciones... más me ayuda salir a correr y centrar la mente solo en ello durante un rato. Vuelves más despejada, piensas mejor y las endorfinas hacen el resto. Al volver te das cuenta de que los problemas, no lo eran tanto'.

'Además (y esto es algo que me parecía un cuento cuando lo escuchaba, pero reconozco que es cierto) te ayuda a retarte y superarte a ti misma. Siempre creo que puedo dar un poquito más, y eso me ayuda avanzar, a esforzarme. He descubierto que la cabeza es casi tan importante para correr, como el resto del cuerpo'.

'De todas formas, soy consciente de que aún estoy empezando en esto, y soy bastante indulgente conmigo misma. Si noto la menor molestia, paro. Si no puedo salir a correr porque me duele algo, no salgo... creo que hace falta tener cabeza y respeto a este deporte, pensar por encima de todo en la salud, y no tratar de llegar a donde no puedes'.

'Si hay dos cosas en las que merece la pena invertir, es en unas buenas zapatillas y en una prueba de esfuerzo para comprobar que no hay ningún problema de salud'.

¿Dice la leyenda que es el deporte el que elige a la persona y no al revés, te ha ocurrido?

Puede que sí. Yo solo buscaba salir a caminar para despejarme y empezar a moverme un poco. Jamás quise correr y, además, el hecho de que estuviera tan de moda, solo conseguía quitarme las ganas de "vestirme de Power Ranger" y convertirme runner. Pero cuando salía a caminar me cruzaba con corredores, y me daba la sensación de que disfrutaban muchísimo con ello. Así que decidí intentarlo. No fui capaz. Pero lo volví a intentar. Después de muchos intentos fallidos, decidí seguir caminado y apuntarme a un gimnasio para perder peso y coger fondo. Y poco a poco fui logrando correr algún kilómetro.

En agosto de 2016 una amiga salió a correr conmigo en Asturias (yo siempre había ido sola) y me hizo ver que era capaz de hacer 7 kms seguidos. Y esa fue la clave. Estuve tres días sin poder moverme, pero un mes más tarde corría en París mi primer 5k, y tres meses más tarde terminaba dos carreras de 11k y 10k en Madrid.

El primer 10K

Susana García es una asidua a las carreras de 10K y está subiendo a los 21K.

'Después del primer 5k, me invitaron una carrera solidaria de 11k por la sierra de Madrid y quedé (literalmente) la última. Eso es, además de una cura de humildad que recomiendo a todo el mundo, y una anécdota divertidísima para contar en las comidas familiares, te hace aprender a respetar este deporte'.

'El primer 10k que preparé en serio fue la San Silvestre. Me preparé haciendo kilómetros cuando el trabajo y la familia me lo permitían, saqué tiempo de donde parecía imposible, me daba igual que lloviera, o lo cansada que estuviera. Fue una temporada de muchos viajes así que me acostumbré a meter las zapatillas en la maleta y sacar tiempo para correr por Londres, París o San Franscisco antes de empezar la jornada laboral. Nunca me importó el cronómetro. Sólo conseguir terminar la San Silvestre ya era un sueño... y lo logré'.

'Supuso un antes y un después. Supuso ver que era capaz, y que además podía disfrutar mucho con este deporte. Creo que nunca olvidaré esa carrera'.

Retos mayores

'El pasado 23 de abril acabé una media maratón. No entraba en mis planes, y esa misma mañana, pensé que no haría más de 10 kilómetros. Iba muerta de miedo. Era consciente de que era muy pronto (solo llevaba 8 meses corriendo), así que decidí ir muy despacio, sin forzar, y sabiendo que me retiraría si tenía la menor molestia... Y logré terminarla... aunque admito que no la disfruté al 100%. Así que mis próximos retos pasan por repetir esa distancia, pero en mejores condiciones y en menos tiempo'.

'El 24 de septiembre correré la Media Maratón en Disneyland Paris... que para mí es un sueño hecho realidad por muchos motivos. Allí corrí mi primera carrera y, además es uno de mis rincones favoritos de París, no puedo imaginar un escenario con más magia para esos 21k... Y, de momento, no me planteo aumentar esa distancia'.

La ola de calor ha modificado las rutinas de los corredores, salen antes de que amanezca o cuando se va el sol.

'En noviembre estoy inscrita al 15K que se corre dentro de la Maratón de Oporto y en diciembre, repetiré la San Silvestre'.

'Para mí, a día de hoy, un 10K sigue suponiendo un reto (suelo hacer uno al mes), y 21K es la máxima distancia de la que creo que soy capaz de correr y de preparar. Y no necesito más. No quiero convertirme en atleta ni tengo necesidad de llegar más lejos. Mi objetivo es poder seguir corriendo, no lesionarme, y poder seguir disfrutando tanto de este deporte'.

La ola de calor

¿Ha cambiado tu rutina con la ola de calor?

'Sí. Salgo menos a correr, y solo lo hago muy temprano o casi de noche. No estoy acostumbrada a correr con calor. Me hidrato más y sigo al pie de la letra los consejos que me dieron en mi última prueba de esfuerzo, donde me hablaban de pulsaciones máximas y me daban consejos personalizados. Y si un día no puedo salir a correr en las horas más frescas, pues me voy al gimnasio, nado... o me quedo viendo la tele. No pasa nada'.

El running como trabajo de equipo

¿El running antes era un deporte solitario, pero ahora es todo grupal, ¡la fuerza de la manada! ¿Cómo lo vives tú?

'Yo siempre he salido a correr sola. Al ser aún muy lenta, no me gusta molestar o hacer esperar a nadie. Supongo que me quito presión, de alguna forma. Sin embargo, entrar a formar parte de los ASICS Frontrunners, supuso empezar a ver la parte bonita de correr o entrenar en compañía. He descubierto lo importante que es rodearte de gente que se plantea este deporte de la misma forma que tú, que confía en ti (a veces más que tú misma) y de la que aprender cada día. También estoy empezando a asistir a quedadas solidarias como las de los Drinkingrunners, en las que, además de su famosa filosofía de "Run4Fun", se recogen kilos de comida para el Banco de Alimentos. Suelo coincidir con alguna amiga que tiene mi mismo nivel que yo, y ello me permite hacer muchas carreras acompañada... y te aseguro que es maravilloso'.

'Lo que sí es cierto, es que correr te enseña a ponerte en la piel de otros corredores. Recuerdo una carrera en la que los dos últimos kilómetros los tuve que hacer caminando porque encontré a una chica que estaba mareada y necesitaba ayuda. Yo me moría por correr aquellos últimos dos kilómetros para los que me había reservado durante toda la carrera, pero aprendí que la satisfacción de haberla ayudado a ella, fue mucho más grande'.

Podéis encontrar a Susana en sus redes sociales y ver su evolución en el mundo running.

0 Comentarios

Mostrar