Síguenos

MTB

Un ciclista confundido con un conejo recibe más de 100 perdigones

José Miguel Torán salió de ruta con su bici de MTB por el parque forestal urbano Monte Orgegia (Alicante) y un cazador le mandó al hospital.

0
Un ciclista confundido con un conejo recibe más de 100 perdigones
GOOGLE MAPS GOOGLE MAPS

Un ciclista recibió el impacto de decenas de perdigonazos en la zona lumbar, piernas y nalgas cuando fue confundido con un conejo por un cazador en una partida rural del término municipal de Alicante. En concreto, por el parque forestal urbano Monte Orgegia. Fuentes policiales explicaron que el ciclista se encontraba fuera de peligro.

El practicante de Mountain Bike, de nombre José Miguel Torán, observó dos cazadores por las inmediaciones pero a los pocos metros fue disparado por un tercero que le disparó al menos un cartucho cargado con numerosos perdigones, que le impactaron por todo el cuerpo. Así lo explica en una entrevista que le han hecho en la Cadena Ser:

"Estaba en una subida, veo que vienen caminando por el monte, uno con una escopeta y entendí que eran cazadores. La primera vez que los veía en el monte porque son senderos por los que siempre hay gente caminando y familias. No grité para avisarles pero porque estaba a 15 metros tal vez. Unos 5-10 metros más adelante escucho el disparo y el impacto en la zona lumbar de la espalda me manda al suelo".

El deportista pidió auxilio al 112 para ser atendido por la unidad de Partidas Rurales de la policía local alicantina y por una ambulancia, al tiempo que se identificó al cazador y se le requirió la documentación de la actividad cinegética, que se comprobó que se ajustaba a la legalidad.

En su relato a los agentes, el cazador alegó que había confundido el movimiento del ciclista con el de un conejo y admitió que le disparó con un cartucho, que contiene un alto número de perdigones, lo cual concordaría con el testimonio de la víctima sobre que había sufrido decenas de perdigonazos.

Según el relato del piloto de MTB a Radio Alicante, solo pudieron extraerle unos 15 perdigones de los más de 100 que tiene porque el resto están en zonas sensibles: "Por fortuna me hicieron un tag y los perdigones no afectaron órganos, si bien rozaron el riñón, el bazo, el colon y los pulmones; estaré en observación para ver la reacción del cuerpo a los mismos. Lo peligroso de esto es que el plomo llegue al torrente sanguíneo. Podría tener efectos neurológicos". 

La policía local enviará el informe redactado con los hechos tanto al juzgado de guardia como al Cuerpo Nacional de Policía para que se determine si es necesario iniciar una investigación por un supuesto caso de imprudencia.