Síguenos

MTB

Le dan 7.000 dólares y 7 días para construir un circuito: el increíble resultado

El piloto de MTB Remy Morton sorprende en un nuevo Raw 100 con unos trails en la jungla construidos con sus manos (y las de amigos y familiares).

0
Le dan 7.000 dólares y 7 días para construir un circuito: el increíble resultado
Andy Jackman Red Bull Content Pool

Red Bull tiene por costumbre ayudar a sus atletas a llevar a cabo las ideas que les pasen por la cabeza. Entre unos y otros, el resultado suele ser espectacular. Como lo ha sido en el caso del Raw 100 que acaban de publicar con el australiano Remy Morton. Le dieron 7.000 dólares australianos y 7 días para construir el circuito de sus sueños. Esto es lo que consiguió: 

El proyecto tiene más historia. Por ejemplo, se sabe que gastó 300 dólares en herramientas, 300 en el cajón metálico y que el resto fue para la maquinaria pesada, cuyo objetivo era mover las toneladas de tierra que con la pala hubiera sido imposible mover en tan poco tiempo.

Se sabe, también, que la mano de obra salió a coste cero. Básicamente porque quienes trabajaron en el proyecto fueron amigos y familiares. Su padre, entre otros, lleva toda la vida ayudando a Morton a construir sus saltos. Y tampoco costó nada el lugar de grabación: el Boomerang Farm Bike Park, en la jungla de la Gold Coast (Queensland, Australia). En el making of se puede ver todo el proceso.

Por último, cabe destacar también que cuando Remy Morton -campeón del mundo de MTB Downhill en 2016- se dispusto a realizar la primera bajada, no salió como se esperaba. Tras el wallride de madera sufrió una dura caída que le fracturó algunas costillas. Lejos de fracasar, pasó la noche en el hospital y volvió para rematar la faena. Sin cadena, a toda leche, poniéndose al nivel de Brandon Semenuk, amo y señor de los Raw 100, vídeos de 100 segundos con Mountain Bike en crudo (sin música, sin edición, apreciando el sonido de la bici y la tierra...). Para quien se quede con ganas de más, justo en los relacionados os dejamos algunos vídeos del canadiense. Imperdibles.