Síguenos

Surf

Muere Oscar Serra entre las olas gigantes de Puerto Escondido

El surfista valenciano, que había entrado a primera hora aprovechando una gran marejada, fue víctima de la fuerza de una ola que le golpeó contra el fondo.

0
Muere Oscar Serra entre las olas gigantes de Puerto Escondido
YouTube

Trágicas noticias las que llegan desde la costa del Pacífico. Según informan varios medios locales y confirman los surfistas que estaban en la zona, este sábado a primera hora murió el surfista español Oscar Serra en la playa de Zicatela (Oaxaca, México). El joven valenciano se disponía a disfrutar de una sesión de surf entre las grandes y potentes olas de Puerto Escondido, consideradas como unas de las mejores olas de playa del mundo, aunque también de las más peligrosas. En la primera ola se desencadenó la tragedia. Así lo relata uno de los compañeros que estaba con él para su debut allí, Miguel Castrillón:

El relato enviado a la prensa mexicana especifica que la muerte se produjo alrededor de las 7 de la mañana (hora local). De acuerdo a los testigos, Serra se metió en el agua "a pesar de la bandera roja", aunque se trata de algo habitual en el mundo del surf, ya que en muchas ocasiones es cuando se dan las mejores condiciones para los surfistas más experimentados como él. 

El caso es que Puerto Escondido, una de las olas grandes más famosas del mundo, ha estado bombeando buenas olas desde finales de junio y durante este mes de julio. Así lo hemos podido ver en varios vídeos de sesiones de olas gigantes en este enclave de la costa mexicana, hasta donde se habían desplazado algunos de los mejores surfistas del mundo.

Su fama es tal que algunos la consideran como la mejor ola de playa y, aunque rompe sobre fondo de arena, también es una de las más peligrosas. No en vano, a lo largo de su historia se ha llevado por delante miles de tablas de surf y, por desgracia, también alguna vida. Uno de los casos que más se recuerdan es el del experimentado surfista y filmer californiano Noel Robinson.

De Oscar Serra dicen que cayó de una altura de por lo menos dos metros, desde la parte alta de la ola, golpeándose contra el fondo del mar. Los socorristas entraron rápidamente a rescatarlo y lo pudieron llevar a la orilla en muy poco tiempo. Allí le dieron los primeros auxilios, pero no lograron reanimarle. Así, la zona fue acordonada por peritos de la Vicefiscalía Regional para realizar el levantamiento del cadáver y dar parte a la embajada española en México.