Síguenos

Buceo

La extraña muerte de una buceadora que nadie ha podido resolver

Bua-Ngoen Thongsi murió en 2015 durante una inmersión. Su fallecimiento sigue siendo un misterio a pesar de 6 años de investigaciones.

La extraña muerte de una buceadora que nadie ha podido resolver
YouTube

Bua-Ngoen Thongsi, más conocida como Goy, era una tailandesa que vivía en Nueva Zelanda. El 8 de febrero del 2015 salió a bucear con un grupo de cuatro chicos en una zona al sur de Motunau Beach, en North Canterbury (Nueva Zelanda). Poco después de entrar al agua se la vió bajar sin freno y la perdieron de vista. Dos días después, el 10 de febrero, la policía encontraba su cadáver en el lecho marino, a 64 metros de profundidad.

En ese momento se abrió la primera investigación por la muerte de Goy, de tan solo 37 años, pero no se llegó a determinar la causa de su muerte. Tampoco lo consiguieron con tres investigaciones judiciales posteriores. El último informe, de 78 páginas, desestima abrir causas penales contra nadie por falta de pruebas y evidencias. Dice así: "No se puede determinar la causa exacta de la muerte de Thongsi, pero es poco probable que fuera causada por algún fallo del equipo, falta de aire o un accidente natural como un ataque de tiburón o una complicación médica repentina y aguda".

Por un lado, el cuerpo no pudo ser examinado debidamente. Cuando lo encontraron estaba en mal estado por culpa de los carroñeros marinos y no había muestras de fluidos corporales, los órganos clave no estaban en buen estado y no fue posible realizarle las pruebas adecuadas.

Por otro lado, las versiones de sus acompañantes y los testigos son contradictorias o poco consistentes. El informe dice que "cada uno de ellos tiene una versión diferente de lo que ocurrió y ninguna de ella es plausible o lógica". Entre otras cosas se contradicen diciendo que entraron juntos al agua para luego decir que no la esperaron; que la víctima sí -o que no- volvió a salir del agua una vez habían empezado; que la estuvieron -y que no- buscando durante mucho rato; salieron testigos que afirmaban haber hablado con sus compañeros y les habían dicho cosas que estos negaban; tardaron más de una hora en dar la alarma y no se ponían de acuerdo en los motivos, etc. Y por si fuera poco, el ex de Thongsi remató el misterio afirmando que unos días antes le había explicado que estaba embarazada de uno de sus acompañantes, el cual aseguró desconocer toda información al respecto.

Con todo, la jueza criticó la limitada investigación policial inicial, ya que a su parecer "la inconsistencia de las declaraciones" debería haber llamado su atención y deberían haberle dedicado más tiempo al caso. Básicamente porque seis años después, la muerte de Goy sigue siendo un misterio...