Síguenos

Urbano

Trolean a un multimillonario que amenazó a unos adolescentes en un skatepark

La polémica por el rechazo de unos vecinos de una zona acomodada de Swansea (Gales) precipita una campaña espontánea de pitidos al pasar por la zona.

troleo multimillonario skate gales
Walesonline

Situada en la exclusiva zona de Mumbles, una arcaica miniramp se ha convertido en el epicentro de la polémica de la ciudad galesa de Swansea. El motivo no es otro que los planes para rehabilitar la instalación con el fin de ofrecer a los jóvenes de la zona un espacio óptimo para la práctica de los deportes urbanos. Hasta aquí todo normal, una actuación de las instituciones locales para adecuar unas instalaciones obsoletas.

Sin embargo, este proyecto cuenta desde su planteamiento con la oposición de siete vecinos de esta zona acomodada de la costa sur de Gales. Buscan llevar la instalación a otra zona ya que, según se sobreentiende, no quieren un skatepark en su barrio por molestias que les pueden ocasionar.

Hasta tal punto ha llegado el asunto que el pasado miércoles Mark Bailey y su esposa, dos adinerados vecinos de la zona, se plantaron en la miniramp y tuvieron un encontronazo con los skaters que estaban patinando en ese momento.

En el vídeo, en el que Bailey alardea de su “Ferrari nuevo” y de haber ofrecido 500.000 libras para llevarse el skatepark a otra localización, se puede ver como el vecino amenaza a un adolescente con estamparle la cara si toca a su mujer, que se encontraba grabando con su móvil en medio de la miniramp mientras el skater trataba de patinar. Las imágenes se han hecho virales, y con ello una reacción espontánea que nadie podía prever.

Desde entonces, y visto que las quejas de estos vecinos se entendieron por parte de muchos como de puro elitismo, son muchos los coches que al pasar por la zona hacen uso de sus bocinas como forma de protesta. Las autoridades locales han pedido que cese esta acción espontánea, del mismo modo que la asociación de skaters que lleva la iniciativa de esta remodelación y, en un giro inesperado, el propio protagonista del vídeo viral también ha informado que deja de oponerse al skatepark.