Síguenos

Surf

Así es Willow Hardy, una niña de 14 años entre las más grandes del surf

La joven surfista australiana ya ha competido en un evento del CT de la World Surf League, la élite del surf mundial; y surfea olas grandes.

Así es Willow Hardy, una niña de 14 años entre las más grandes del surf
Rip Curl Australia

Con tan solo 5 años, Willow Hardy empezó a surfear, aunque ella misma reconoce que no fue hasta los 9 cuando realmente comenzó a disfrutar sobre la tabla de surf. Durante todos estos años, la joven surfista australiana ha estado disfrutando de incontables sesiones en uno de los paraísos del surfing como es Margaret River (Western Australia), que tiene kilómetros y kilómetros de playas, bahías y arrecifes con todo tipo de olas.

En este contexto, su progresión en el mundo del surf ha sido estratosférica. Tanto es sí que con solo 14 años años recibió una wild card de la World Surf League para competir en el Boost Mobile Margaret River Pro pres. by Corona. O lo que sería lo mismo, disputar un evento contra las mejores surfistas del mundo, la primera división del surfing mundial, sus ídolos.

Se enfrentó a la cuatro veces campeona del mundo Carissa Moore y a su compatriota Nikki Van Dijk en primera ronda, siendo eliminada por tan solo un punto pero consiguiendo la tercera mejor ola de la manga. Luego, en la repesca, caería contra la siete veces campeona del mundo de surf, Stephanie Gilmore, y la hawaiana Malia Manuel. Pero dio de qué hablar, con un gran swell como el que la llevó a la fama en agosto del año pasado, cuando cogió "la ola de mi vida":

El post de Instagram dio la vuelta al mundo y ella asegura que recordará esa ola toda su vida. Por el tubo en el que se mete, por el drop, por cómo le latía el corazón... y porque la enganchó. Pero pudo salir, porque tiene la experiencia para ello a pesar de su corta edad. Una experiencia que le viene de una familia que lleva surfeando en Australia Occidental durante décadas. Desde su padre Gene a sus tío Brett y Josh, pasando por Ryan Hardy, un referente entre los bodyboarders de todo el mundo.

En este contexto no parece raro que Willow Hardy haya llegado donde ha llegado siendo tan solo una niña. Pero asegura que no es la única, que cada día que pasa hay más chicas en el agua. Una de ellas es Bronte Macaulay, compañera de sesiones en Margaret River e instaurada en la élite del surf. Seguramente, en el futuro formará parte del elenco de surfitas de renombre internacional. Antes, al terminar la educación obligatoria, le gustaría tomarse uno o dos años sabáticos para viajar por todo el mundo surfeando -algo que todavía no ha hecho-, especialmente a las Mentawai, y luego ir a la universidad en la Gold Coast y competir en el QS para buscar una plaza en el preciado CT. El tiempo dirá si lo consigue... no le perderemos la pista.