Temas del día
Síguenos

Surf

Graba el ataque de un tiburón a su hija en Hawái

El vídeo grabado por la madre de la víctima en la playa surfera de Kalama ha dado la vuelta al mundo. Todavía debe tener el miedo en el cuerpo.

Kalama es una playa de la isla de Oahu (Hawái) que suele ser noticia por vídeos de surf. Cuando una marejada de dirección noreste se combina con los vientos suroeste se convierte en un muy buen sitio para surfear en cualquier marea, rompiendo derechas e izquierdas. Y a veces, con mucha gente tanto en el agua como en la arena.

Precisamente en la arena -o casi en la arena- es donde ha tenido lugar un ataque de tiburón que ha dado la vuelta al mundo a través de las redes sociales. La protagonista es una niña llamada Anela Rezentes (de 6 años), que mientras algunos surfeaban mar adentro, ella estaba jugando con las olas en la orilla. Su madre, como tantas otras madres en el mundo, grababa lo bien que se lo pasaba con su teléfono móvil.

Fue entonces cuando apareción un tiburón, no se sabe si investigando o atacando a la niña, o bien a alguna presa que merodeaba por allí. El caso es que le dio un susto que la hizo salir corriendo del agua. Según explica la madre, Sheri Gouveia, a los medios locales, en ese momento no se dieron cuenta de que se trataba de un tiburón. No fue hasta que llegaron a casa y volvieron a ver el vídeo que se percataron de la situación. Lo subieron a redes sociales y no tardó en dar la vuelta al mundo.

La propia madre explicó que su hija salió del agua "histérica", mientras la niña asegura que "no me di cuenta de que tenía un tiburón a mis espaldas, simplemente salí corriendo, estaba muy asustada". Las autoridades, por su parte, estuvieron investigando si el escualo seguía por allí para tomar medidas y cerrar la playa, pero finalmente no fue necesario ya que volvería a aguas más profundas. Según los expertos, se trataba de un tiburón de punta negra, una especie conocida por cazar en aguas poco profundas, cerca de la costa, justamente donde tuvo lugar el incidente. Por suerte, no hubo que lamentar heridas.