Síguenos

Surf

Michelle des Bouillons, la primera que conquista la ola gigante Baixa da Viola

La surfista brasileña muestra al mundo que también hay olas gigantes en las Islas Azores siendo la primera en surfear una de ellas.

Michelle des Bouillons, la primera que conquista la ola gigante Baixa da Viola
YouTube

Después de enseñarnos la casa donde pasó la primera parte del confinamiento, Michelle des Bouillons se ha venido a Europa a pasar la temporada de surf de olas grandes -entre otoño y primavera- que brinda el Atlántico Norte en la costa oeste del Viejo Continente. Así, se la ha visto ya enfrentarse a olas gigantes como las de Nazaré (Portugal), la más grande del mundo, o el Panchorro (Galicia), donde se disputó un campeonato de surfing tow-in. Ahora, la surfista de 30 años sorprende con un vídeo en Azores:

El vídeo está grabado en la ola de Baixa de Viola, un pico situado en Maia, en el concelho da Ribeira Grande, en la isla de Sao Miguel. Invitada por el departamento de turismo de las Azores y el programa/evento de Gigantes de Nazaré, las imágenes se grabaron el pasado 9 de febrero aprovechando un swell XXL que llegó a estas famosas islas del Océano Atlántico. Y no ha sido hasta 10 días más tarde que han visto la luz.

El vídeo biene acompañado de las siguientes declaraciones de Michelle des Bouillons: "Cuando me propongo surfear una ola que no conozco lo hago por la experiencia y por la voluntad de explorar nuevos horizontes, pero cuando la propuesta es de este tipo, me siento como una exploradora colocando la bandera del surf femenino en sitios extremos, donde solamente llegan los atletas más bien preparados".

En este caso, según los expertos, la surfista brasileña habría surfeado una ola de unos 15 pies (entre 4 y 5 metros) en Baixa da Viola, siendo la primera mujer en conquistar esta ola de las Azores y, como bien indica la protagonista, clavando la bandera del surfing femenino de olas grandes en este spot. Será, seguro, la primera de muchas, como ya está pasando en otros spots ya mencionados como Nazaré o Jaws, entre otras míticas olas con más presencia de chicas en los últimos tiempos.