Síguenos

BMX

El paso de Ryan Taylor por España: de viral a detenido

El viaje del influencer británico tuvo de todo: desde un vídeo viral en un parque acuático de Marbella a delitos contra la seguridad viral y el medio ambiente.

El paso de Ryan Taylor por España: de viral a detenido
YouTube

Ryan Taylor es posiblemente una de las personas más influyentes de la escena del BMX y, seguramente, uno de los riders que más ha hecho por acercar este deporte al gran público. Este joven británico, fundador de Collective Bikes, cuenta ni más ni menos que con medio millón de seguidores en Instagram y 2 millones de suscriptores en YouTube.

El caso es que este otoño ha estado en España y ha ido relatando sus aventuras a través de sus perfiles en redes sociales. El primer vídeo que subió de su viaje a Marbella fue en un centro comercial, en el que no pudo evitar hacer un POV montando. Luego recorrió también las calles de la localidad malagueña.

El siguiente vídeo es el que a la postre trajo polémica. Destrozan un BMW de 500 dólares saltando encima, golpeándolo, tirándole piedras y metiéndolo por la montaña. Hasta que muere y deciden tirarlo en un canal y abandonarlo. Luego huyen corriendo.

El caso es que el vídeo se hizo viral, la policía localizó el coche y rápidamente a sus autores, arrestando a Ryan Taylor, al que tuvieron 30 horas en el calabozo. "La peor experiencia de mi vida", confesaba el influencer en Twitter. Le acusaron de delitos contra la seguridad vial y contra el medio ambiente.

Acabó saliendo. Ha vuelto a Londres (sin su coche) y desde allí ha seguido subiendo los vídeos de sus aventuras por Marbella. La siguiente, la que realmente se ha convertido en más viral: montando en su BMX por un parque acuático vacío, el de Aquamijas.

Finalmente, otro vídeo con BMX y otros deportes como el Jet Ski, entre delfines, o un poco de enduro. El BMX, en un skatepark y luego en lo alto de la montaña. Y algunas bromas más que completan el edit de YouTube con menos éxito de todos.

El viaje a España durante estos tiempos de pandemia le sirvió a Ryan Taylor para superar los 2 millones de suscriptores en YouTube, pero también podría ser el último del youtuber al país, en el que tuvo que dejar su Mercedes-AMG GT al huir deprisa, corriendo y de incógnito. "No podía arriesgarme a ir 2 años a prisión por un p*to vídeo de YouTube", afirmaba en Twitter.