Temas del día
Síguenos

Surf

Wayne Cleveland: el surfista de olas grandes que se convirtió en traficante de drogas

La historia de un australiano adicto a la adrenalina que cogía olas grandes por todo el mundo y pasaba cocaína a través del servicio de cátering de los aviones.

Wayne Cleveland: el surfista de olas grandes que se convirtió en traficante de drogas
YouTube

Desde Zoku Creative nos traen la historia de Wayne Cleveland, un tipo nacido en los suburbios al este de Sídney (Nueva Gales del Sur, Austrlaia), donde él mismo afirma que "si creces allí, o te conviertes en un atleta de élite o en un criminal de élite". Y él se convirtió en ambas.

Imagina caminar por un aeropuerto con 3 kilos de cocaína pegados al cuerpo... eso era pura adrenalina

Wayne Cleveland

En el surf se inició desde bien pequeño, llegando a copar algunas páginas de revistas de surf gracias a las grandes olas que surfeaba. De hecho, en Hawái no era precisamente un desconocido. Y todo parecía perfecto, excepto porque llegó un punto en el que el dinero empezó a multiplicarse a través del tráfico de drogas.

En concreto, Cleveland se dedicaba a sacar cocaína a través de una empresa de cátering que trabajaba con varias aerolíneas en el aeropuerto de Sídney: Gate Gourmet. "Ganaba 300.000 dólares por cada encargo. En ningún otro trabajo puedes conseguir eso", explica en el vídeo.

Pero la policía empezó a tirar del hilo y le pillaron. En 2007 localizaron ni más ni menos que 12 fardos de 2.8 kilos cada uno en un vuelo de United Airlines. Cocaína pura. Por valor de un millón de dólares en la calle. Al poco tenía a 30 federales aporreando su puerta, con los niños muertos de miedo en el salón. Le arrestaron y le cayeron 16 años de prisión. En este vídeo le podéis ver explicándolo con sus propias palabras:

Tras cumplir 10 primaveras en la cárcel, Wayne Cleveland está de vuelta en la calle y con sus 4 hijos (un hijastro y sus 3 niñas). Ahora, dedicado al ejercicio -Crossfit y surf- y a ayudar a los niños de su Maroubra natal a no cometer los mismos errores que él.