Síguenos

Escalada

Así es el muro de escalada más alto e imponente del mundo

Desde Walltopia explican las singularidades de este rocódromo de 80 metros de altura, ubicado en una planta de tratamiento de residuos danesa.

Así es el muro de escalada más alto e imponente del mundo
Walltopia

Alguna vez ya os habíamos hablado de CopenHill Urban Mountain, un edificio diseñado por Bjarke Ingles tras ganar un concurso de arquitectura. Se trata de una instalación que 'esconde' la Amager Power Plant, la planta incineradora de residuos más limpia del mundo (la chimenea soalmente expulsa vapor de agua), que además genera energía y está cubierta por un exterior muy deportivo.

Lo que ocurre es que hasta ahora nos habíamos centrado en la pista de esquí artificial, pero recientemente han terminado también el rocódromo más alto del mundo. Lo ha diseñado y producido Walltopia, empresa líder del sector con más de 1800 muros de escalada realizados en 70 países.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de CopenHill Urban Mountain (@copenhilldk) el

Características del rocódrómo

"Fue un reto diseñar algo que tuviera el equilibrio correcto entre apariencia y funcionalidad, que se integrara en un edificio de este tipo mientras ofrecía una interesante experiencia de escalada. Además, tampoco queríamos que quitara luz al interior del edificio", dice Vasil Sharlanov, su diseñador.

Así, al final optaron por 55 toneladas de acero inoxidable búlgaro y 24 de fibra de vidrio y polimetacrilato y acabaron levantando un rocódrómo de 80 metros, que no fue nada fácil de instalar debido a las condiciones climatológicas de una ciudad como Copenhague durante la mayoría del año. El routesetting o equipación, de hecho, se hizo todo con rápeles entre lluvia y viento y fue la parte más difícil, explican desde la compañía.

El resultado es un muro de 80 metros de altura por 10 de anchura. Como es difícil hacérselo entero, está dividido en 4 largos de 20 metros cada uno con cinco vías equipadas. De niveles distintos. El de más abajo -que empieza unos metros sobre el suelo para evitar que se pueda escalar sin supervisión- es el más fácil. Cada parte termina con una repisa suficientemente grande para descansar un momento pero no para sentarte y bloquear las líneas por un tiempo excesivo.