Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa
Síguenos

Surf

Un estudio relaciona a los surfistas y los neandertales por sus capacidades auditivas

El estudio conecta a los surfistas y a los neandertales por el fenómeno conocido en la actualidad como 'oído del surfista'.

Un estudio relaciona a los surfistas y los neandertales por sus capacidades auditivas

Un nuevo estudio acaba de relacionar a los deportistas acuáticos con nuestros antepasados más primitivos al encontrar similitudes entre la capacidad auditiva de los neandertales, los surfistas y los piragüistas. El estudio, realizado por el equipo de Erik Trinkaus de la Universidad de Washington y sus colegas de la Universidad de Burdeos, conecta la relación del fenómeno conocido como “oído de surfista”, una condición basada en el crecimiento óseo del canal auditivo de todas aquellas personas que practican deportes acuáticos, con la superior capacidad auditiva de los neandertales.

¿La relación? Al parecer, los neandertales vivían de la pesca y, tal como hacen los surfistas, pasaban largas horas dentro del agua en búsqueda de alimento para subsistir. Algo que desarrolló sus capacidades auditivas para poder determinar el movimiento de los peces y mamíferos subacuáticos anticipándose así a sus acciones y poder cazarlos con mayor facilidad.

Eso no significa pero, que los surfistas se hayan adaptado al medio acuático para escuchar y anticiparse a las olas o algo parecido. Aun así, la parte más primitiva de nuestro ser interpreta que pasar largas horas dentro del agua sale de la intencionalidad de cazar y alimentarse. Es por ello que, a falta de tecnología por aquél entonces, el cuerpo desarrolló sus propios medios. Y eso es alucinante.

Y es que al parecer, conectar con la naturaleza potencia nuestras capacidades físicas más primitivas y nos vuelve más avispados. Como el montañero que goza de mejor vista por el simple hecho de no ver edificios en primer plano, este es un claro ejemplo de que la vida alejada de la naturaleza, atrofia nuestras capacidades y nuestros sentidos a un nivel de lo más preocupante.