NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

CICLISMO

Vine y la “dura” vida del ciclista: “La tarjeta no da para tanto...”

El australiano, fichaje del UAE para la próxima temporada, narra sus experiencias como corredor, en VeloNews. “No hay el glamour que se piensa...”, asegura.

Actualizado a
Vine y la “dura” vida del ciclista: “La tarjeta no da para tanto...”
JESUS RUBIODiarioAS

La primera victoria de Jay Vine en el ciclismo profesional no fue una cualquiera. El australiano alzó los brazos en la sexta etapa de La Vuelta, el pasado 25 de agosto, inscribiendo su nombre en el final inédito Pico Jano. Dos días después, repetía la operación. Con su mano derecha, levantaba dos dedos. Segundo final en alto nunca visto, Collado Fancuaya, y segunda victoria de su carrera. Rápidamente, su historia empezó a resonar. Vine, con condiciones de gran escalador, llegó a la élite desde el ciclismo virtual. Ya había dejado su impronta en la ronda española, rozando la victoria el año pasado en Pico Villuercas, pero atípica trayectoria no podía pasar desapercibida. En 2020, y tras haber militado en equipos de categoría continental, se proclamó campeón de la Zwift Academy Race, lo que le valió su llegada al Alpecin. La próxima temporada, correrá al lado de Tadej Pogacar, en el UAE.

“Estoy muy ilusionado por unirme al UAE Team Emirates. Con su fuerte combinación de corredores y su experiencia en luchar por las generales, este debía ser el siguiente paso lógico en mi carrera”, declaraba Vine tras anunciarse su fichaje por el equipo emiratí. Un paso lógico dentro de una carrera especial y, hasta el momento, “no tan glamurosa como algunas personas piensan”. Así lo asegura en una entrevista concedida a VeloNews, en la que repasa cómo ha sido y es su vida profesional hasta el momento. “Tenemos que vivir una vida fuera del ciclismo. No todos ganamos seis millones como algunos ciclistas del World Tour. Es difícil, pero trabajamos para tener una jubilación cómoda en el futuro”, expone.

Tras sus éxitos en La Vuelta, no hubo grandes celebraciones. “La tarjeta de crédito no da para tanto”, revela. Sólo unos pocos elegidos dentro del pelotón llegan a cifras millonarias, más comunes en otros deportes. Pogacar, nuevo líder de Vine, es uno de esos ciclistas que podrían acercarse a los mencionados seis millones. Muy cerca de esa cifra, se sitúan Chris Froome o Peter Sagan, de grandes trayectorias. Wout van Aert, Primoz Roglic o Mathieu van der Poel, estrellas de primera fila en la constelación actual, no cobrarían mucho más de dos millones. El salario mínimo dentro del World Tour, por otro lado, se sitúa en 40.000 €, 3.300 € al mes.

“Como si durmiera en un río con dengue...”

Más allá del dinero, tal y como relata Vine, la vida del ciclista tampoco es sencilla. “No se ven los hoteles donde tenemos que dormir. Estoy pensando en llevar una mosquitera a mi próxima carrera, como si estuviera durmiendo al lado de un río infectado con dengue, porque los hoteles no tienen aire acondicionado. Abres la ventana e inmediatamente entran mosquitos del tamaño de pájaros y se dan un festín. No puedes dormir”, explica en el mencionado portal. “No es la vida más maravillosa. Trato de beber cuatro litros de agua tras las carreras, antes de la siguiente etapa. Es un trabajo duro, pero también me encanta. Es increíblemente divertido y no se me ocurre nada mejor que hacer”, añade, colocando los otros pesos de la balanza. En el UAE, espera que sume más el lado positivo.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?