GIRO DE ITALIA

¿Quién es Jai Hindley? De un 'año sabático' a ganar el Giro de Italia

El australiano (Perth, 26 años) consigue la primera gran vuelta de su palmarés en el Giro, tras un año de pobres resultados y rendimiento. Es tipo risueño no muy amigo de redes sociales.

Verona
0
¿Quién es Jai Hindley? De un 'año sabático' a ganar el Giro de Italia
PEPE ANDRES Diario AS

La trayectoria de Jai Hindley (26 años), que prácticamente ha pasado a ganar el Giro de Italia de la nada, es todo un rara avis en el ciclismo. El aussie, nacido en la localidad australiana de Perth el 5 de mayo de 1996, empezó a forjar su historia a base de puro exotismo, ya que debutó en categoría profesional en 2016 de la mano de un equipo de Taiwán, el Attaque Team Gusto. Un año más tarde, Hindley empezó a forjar su idilio con carreteras italianas con su tercer puesto en el Giro Baby (por detrás de Pavel Sivakov y su compatriota Lucas Hamilton), prueba de categoría sub-23 que conquistó en 2021 el español Juan Ayuso.

Sus condiciones de escalador puro, con su 1,75 m y 60 kg, no pasaron inadvertidas para el equipo Sunweb (ahora DSM), que le brindó la oportunidad de formar parte de un equipo del World Tour. Los años pasaron y su talento no terminaba de explotar, hasta que en 2020, el año más atípico de la historia del ciclismo por la irrupción de la pandemia del COVID-19, mostró al mundo su carta de presentación. Como no podía ser de otro modo, lo hizo en la Corsa Rosa, donde su malas prestaciones contra el crono, su talón de Aquiles, le privaron del título en la última etapa en favor de Tao Geoghegan cuando portaba la maglia rosa.

Jai Hindley se dirige al podio final del Giro tras terminar la crono de Verona.

El golpe anímico debió ser duro de encajar, ya que Jai, tipo risueño aunque no muy amigo de redes sociales (en Twitter no sigue a nadie y tampoco tiene ninguna publicación) prácticamente tuvo un año sabático en 2021: 18º en París-Niza, 7º en el Tour de Polonia (su mejor resultado) y abandonos en Volta a Catalunya, Tour de los Alpes, Giro de Italia y Tour de Eslovaquia. En esta última cita sufrió una fractura de clavícula que puso fin a su temporada.

No se rindió y casi de la nada, cuando no estaba ni entre los diez grandes favoritos para ganar esta 105ª edición del Giro, Hindley, ya con los colores del Bora, puso fin a casi dos años de sequía con su victoria en el Blockhaus. Un primer paso que le condujo, esta vez sí, a la conquista de su primera grande con contrarreloj final de por medio. Aficionado a los videojuegos (como los de Crash Bandicoot, personaje inspirado en un marsupial de su país) y al fútbol (ha seguido partidos del Girona, donde reside, en Montilivi), el australiano de Abruzzo, como le conocen en Italia porque se formó deportivamente en la región de los Apeninos, ya ha escrito una nueva página en la historia del deporte aussie. El tiempo dirá si ha vuelto para quedarse...