VUELTA AL PAÍS VASCO | CUARTA ETAPA

McNulty se viste de líder e Izagirre se lleva la etapa

Gran etapa del estadounidense, que aventaja en 23 segundos en la general al líder del Jumbo. Pello Bilbao peleó con Ion en un cerrado esprint en Hondarribia.

McNulty se viste de líder e Izagirre se lleva la etapa
PHOTO GOMEZ SPORT Europa Press

La Vuelta al País Vasco no decepciona ni un minuto este año. Va de subidón en subidón. Ayer quedó aparcado el mano a mano Roglic-Pogacar y tomaron el relevo dos vascos, Izagirre y Bilbao. En el esprín de Hondarribia, el primero, que defiende la txapela de 2019 en la ronda, se lanzó decididamente antes, tenía una inercia muy buena, y fue remontando el vizcaíno. El golpe de riñón sonrió al corredor del Astana, que se saca la mala espina de la crono del primer día. su primer triunfo de etapa en casa. Hubo que revisar las imágenes para otorgar un ganador. Parecía un Real Sociedad-Athletic ahora que está tan de moda el derbi de fútbol, con dos defensores de los colores de cada equipo sobre la bici. Clavaron la mirada en el  suelo y estiraron la máquina como si tuvieran brazos elásticos. Por algo más de un tubular ganó el de Ormaiztegi, profeta en su tierra. Hasta felicitó a Pello tras cruzar la meta temiéndose haber acabado segundo. Unos minutos de incertidumbre, con Ion pensativo y dialogante con miembros de su equipo y la noticia: victoria. Se le acercó el ciclista del Bahrain, campeón de España contra el reloj, y se fundieron en un abrazo. Son muy buenos amigos tras coincidir con el azul de Astana hace dos años.

Los corredores de la tierra van dando la cara. Aranburu y Fraile lo hicieron en la segunda etapa. Astana llegó virgen de triunfos a Euskadi este año y la escuadra de Kazajistán ya guarda dos en el almacén. Bilbao tenía clara la estrategia: no iba a esforzarse por cerrar huecos, lo hizo una vez y no más. Después se puso a rueda de Izaguirre porque sabía que sería protagonista en un terreno que conoce bien, y casi canta bingo. Ambos formaban parte de un grupo de seis ciclistas en el que estaba McNulty, que agarra el liderato al dejar atrás a Roglic y Pogacar, a 49 segundos Primoz. El norteamericano fue tercero y en meta arañó cuatro segundos de bonificación, así que se viste de amarillo, con 23 de ventaja sobre Roglic, que deberá aliarse con su 'alter ego' Pogacar para menear la carrera en Arrate el sábado y mover esta jerarquía.

Fue un error de cálculo histórico de Roglic y su equipo, que dejaron hacer por delante sin tomar la responsabilidad, por mucho que llevaran ahí a Vingegaard y eso limitase los mordiscos. La vigilancia con Pogacar les ha obnubilado a los dos. Un fallo que le puede costar la Itzulia al bicampeón de la Vuelta. Dudó, no cogió la responsabilidad y seguro que lo está lamentando. El Jumbo jugó fatal sus cartas. Todo se dinamitó en Erlaitz. Landa se dejó ver al fin, con un ataque de prueba, filtrando corredores. Como quien no quiere la cosa, McNulty siempre está ahí, como ‘la vieja del visillo’, atento a todo lo que se cuece en la carrera. Se fue a por el de Murgia. Sus 30 segundos en la general deberían haber sido suficiente crédito para que la gente hubiera reparado en él, pero parece transparente para el mando esloveno. El colombiano Chaves también se situó en buena postura. Luego McNulty trató de escaparse, mientras por detrás se iba quedando un rosario de ciclistas perdidos: Aru, Aranburu, Schachmann, Mas, Caparaz, Higuita…

McNulty y Landa hicieron buenas migas y se marcharon por delante, en tanto que Chaves se aplicaba haciendo la goma. Landa pedaleaba con sus clásicos gestos agónicos, resoplando; que nadie se fíe, es su estampa de que va fresco. Vingegaard, otro de los protagonistas del día y sexto en la general, trabajaba por detrás. El Jumbo andaba dudando qué hacer. En los últimos metros de ascenso se quebró todo y se formó un grupo de 16 ciclistas, del que se desgajaron seis posteriormente. Roglic iba a cola del pelotón principal, mientras la diferencia se estabilizaba en 20 segundos. McNulty era líder virtual a diez kilómetros para acabar, con los 30 segundos de diferencia ya limados. Vingegaard, Izagirre, Chaves, Bilbao y Buchmam le acompañaban en busca de Hondarribia. Los jefes eslovenos tenían coartada para no salir: Pogacar llevaba a McNulty por delante y Roglic, a Vingegaard, pero eso les puede costar la ruina. El líder del Jumbo, campeón de la Itzulia en 2018, está acostumbrado a controlar las carreras un poco por cuenta propia, pero esta vez falló con la brújula. Si se fía de la Subida a Arrate, esta tiene más fama que segundos por sus pendientes. En el grupo principal tiraba Carthy. Valverde también se dejó ver, estiró el lote a 11 km para acabar, a una velocidad de Moto GP de 86 por horas.

Abajo, a la entrada del precioso pueblo costero guipuzcoano, Gaudu también pegó su hachazo, pero a base de estos arreones, sin organizarse, los jefes del pelotón no iban a abortar la escapada. De hecho, esta acabó triunfando. Roglic torcía el gesto. Chaves lanzó un duro ataque a 700 metros para acabar, que encrespó al resto. Pero Izagirre y Bilbao jugaban en casa.

Antes de todo eso, la etapa más larga del País Vasco quedó acelerada en las dos primeras horas por la forma de volar de los ciclistas, impulsados por un intenso viento sur, a más de 49 kilómetros por hora. Por Deskarga y Alkiza hubo tute. En este último puerto se formó una escapada con Cepeda, Martin, O’Connor, y Juanpe López. El pelotón estuvo de tregua y se distanció a tres minutos. Tras Lezo, hubo movimientos en Jaizkibel. De los cuatro se quedaron la mitad. Y López soltó a O’Connor en el descenso y a 37 km, aquel quedó absorbido. Entre los 50 de delante se jugaron posteriormente las habichuelas.

La etapa de mañana, la quinta y penúltima, es la que menos expectativas de incidencia en la general. Un total de 160 km entre Hondarribia y Ondarroa con apenas tres subidas de tercera y lejos de meta: Mendexa (km 91), un muro de 1.800 metros con rampas de hasta el 17 por ciento), Gontzagaraigana (km 115) y Urkaregi (km 131). La llegada es en ligera bajada tras una pequeña cuesta a 1.500 metros de meta, por lo que es previsible un esprín. Aquí se habla esloveno y euskera.

CLASIFICACIONES

Etapa

1. ION IZAGIRRE (ESP/Astana Premier Tech) 4:17:07.

2. PELLO BILBAO (ESP/Bahrain-Victorious) m.t.

3. Brandon McNulty (USA/UAE-Team Emirates) m.t.

4. Jonas Vingegaard (DIN/Team Jumbo-Visma) m.t.

5. Emanuel Buchmann (ALE/BORA-Hansgrohe) m.t.

General

1. Brandon McNulty (USA/UAE-Team Emirates) 12:25:21.

2. Primoz Roglic (SVN/Team Jumbo-Visma) a 23.

3. Jonas Vingegaard (DIN/Team Jumbo-Visma) 28.

4. PELLO BILBAO (ESP/Bahrain-Victorious) 36.

5. Tadej Pogacar (SVN/UAE-Team Emirates) 43.

...//...

8. ALEJANDRO VALVERDE (ESP/Movistar Team) 1:13.

9. ION IZAGIRRE (ESP/Astana Premier Tech) 1:15.

10. MIKEL LANDA (ESP/Bahrain-Victorious) 1:23.