CICLISMO

Simon Yates: "Ver de rivales a dos hermanos será un aliciente"

El ganador de La Vuelta de 2018 se medirá en 2021 con Adam, su gemelo, que se marchó al Ineos. El británico aspira al oro olímpico en Tokio.

Simon Yates: "Ver de rivales a dos hermanos será un aliciente"
Dani Sánchez

Simon Yates se estrenó en 2014 como profesional con el maillot del Orica. Siete temporadas después sigue en la misma estructura, ahora con la denominación BikeExchange. Pero en 2021 no compartirá equipo por primera vez con su hermano gemelo, Adam, que fichó por el Ineos. Dispondrán de dos campañas, lo firmado en sus contratos, para enfrentarse en las carreteras. "Espero que la rivalidad no llegue a las reuniones familiares. Me hubiera gustado que no se marchara, estaba feliz aquí, aunque ese tipo de tren no se deja escapar", explica Simon con un toque de humor.

En serio, asegura que sus duelos podrían convertirse en "un aliciente para los aficionados al ciclismo": "Creo que será interesante. Aún no sé si vamos a disputar las mismas carreras. No conozco su programa. No obstante, supondrá un extra para los fans. No todos los días ves a unos hermanos luchar uno contra otro en un deporte". Hasta la fecha, Simon luce un mejor palmarés que Adam: se proclamó campeón del mundo de puntuación en pista en 2013, suma etapas en las tres grandes y conquistó La Vuelta de 2018. Aunque en su currículum figura una suspensión de cuatro meses por un positivo con terbutalina, que no comunicó como exención médica, y Adam parecía lanzado en sus inicios: se apuntó la Clásica de San Sebastián en 2015 y terminó cuarto en el Tour de 2016.

A los 28 años, el británico afronta 2021 con "cierto ánimo de revancha". Yates ganó un parcial y la general de la Tirreno-Adriático en el atípico 2020, pero en el Giro se convirtió en el primer corredor en salir de una ronda de tres semanas al infectarse de COVID-19: "Apenas tuve síntomas, un poco de fiebre y de cansancio, aunque no resultó nada agradable abandonar una competición que había preparado con mimo y que se me resiste". En 2018 venció en tres jornadas y vistió de rosa hasta que Chris Froome le reventó camino de Bardonecchia. En 2019 concluyó octavo.

Sin embargo, sus planes para 2021 no pasan por el Giro o el Tour como objetivos prioritarios. A pesar de que el BikeExchange y él planifican el curso con los dos eventos, prefiere los Juegos Olímpicos: "Se trata de una magnífica oportunidad por el trazado y la dureza que se presentará en Tokio. En mi caso, no crecí con la ambición de conquistar el Tour, sino de lograr una medalla de oro olímpica. Primero debo entrar en la selección de cuatro ciclistas y luego rendir bien, pero me ilusiona ese desafío".