VUELTA A ESPAÑA

La Vuelta más bella... y más dura

Los paisajes de esta versión otoñal de la ronda enamoran a la vez que la climatología es más decisiva que nunca.

La Vuelta más bella... y más dura
JESUS RUBIO DIARIO AS

Nadie quería una Vuelta en octubre y noviembre. La solución a los problemas que planteó la pandemia y la reconfiguración del calendario dejó a la ronda española en unas fechas atípicas y rodeada de restricciones de público. Sin embargo, también está sirviendo para conocer y exportar al extranjero una carrera diferente, con paisajes desconocidos. “Televisivamente se está viendo una carrera preciosa, hay veces que parece Lombardía, con las carreteras llenas de hojas. Etapas como las de Lekunberri y Sabiñánigo han impactado. Pero también sabemos que esto sería imposible sin el gran comportamiento de los corredores, que se encuentran situaciones con algo más de riesgo y condiciones más duras. Esperemos que el tiempo nos acompañe”, valora a AS Fernando Escartín, exciclista y uno de los responsables de configurar el recorrido.

Un instante de la novena etapa.

La mejora en el tiempo que se está viviendo esta semana ha sido acogida con alegría por buena parte del pelotón, aunque la palabra “frío” está en boca de todos. El ejemplo más extremo, la etapa camino de Formigal, con sensaciones térmicas bajo cero. El abrigo para los corredores está siendo fundamental. “Hasta a la hora de elegir ciclistas nos condicionó el cambio de fechas, nosotros hemos tirado por corredores que se pudieran desenvolver mejor con el frío”, explica Xabier Muriel, director del Caja Rural. Y revela algunos de los ‘trucos’ que llevan a cabo los corredores: “Los que van a intentar pillar la fuga, salen con menos abrigo. También hay que estar pendientes de que coman más, porque a condiciones más extremas, más gasto calórico, y es complicadísimo comer o abrir una barrita con las manos congeladas. Tiramos mucho de té caliente, por ejemplo”.

La 8ª etapa camino de Moncalvillo.

Condiciones que también afectan después de la llegada. “Hay veces que ni rodillo al terminar cada jornada... Comida caliente, más cantidad de la normal porque gastan más, y ducha también caliente”, revela Muriel. Aunque también hay ciclistas que se alegran por estas condiciones, ya que ven más posibilidades de brillar al sufrir más algunos rivales.

Camino de Villanueva de Valdegovía.

“Afortunadamente los corredores se están implicando y están protagonizando una carrera muy atractiva desde el punto de vista deportivo. Sabemos que el clima ha sido muy exigente y que nos volvemos a poder encontrar con él más adelante. A veces añade más épica, pero nosotros también estamos preocupados por la seguridad de los ciclistas y agradecemos que el tiempo nos dé una tregua, sobre todo en las etapas más difíciles de montaña”, analiza Escartín, que aunque es consciente de que el frío estará presente, espera “que la lluvia no se muy constante”. La Vuelta está siendo un gran espectáculo visual, pero de la salud y actitud de los corredores dependerá que también sea deportivo.