CICLISMO | MUNDIALES

Thomas corrió la crono a ciegas por culpa de su ciclocomputador

El Garmin del corredor británico no funcionó durante todo el recorrido. Pese a ello, finalizó cuarto a sólo 7 segundos del bronce.

Thomas corrió la crono a ciegas por culpa de su ciclocomputador
JENNIFER LORENZINI REUTERS

Pese a no subir al podio, Geraint Thomas fue ayer uno de los grandes triunfadores de la contrarreloj de Imola. El británico salió enormemente reforzado por su actuación ya que despejó dudas sobre su estado de forma de cara a su gran objetivo del año: el Giro de Italia. Tras un discreto Dauphiné, que le llevó a no entrar en la convocatoria de Ineos para el Tour, Thomas se desquitó el pasado viernes con un cuarto puesto, a sólo siete segundos del bronce de Küng.

Y si tenemos en cuenta lo que le ocurrió, su actuación tiene todavía más mérito. Tal y como relató el galés al término de la contrarreloj para Cyclingnews, el ciclocomputador de su bicicleta desapareció minutos antes de tomar la salida, por lo que no tuvo tiempo suficiente para configurar otro en su montura. Esto se tradujo en que Thomas tuvo que completar los 31 km de la prueba completamente a ciegas, sin saber su velocidad o vatios en ningún momento, con lo que eso supone hoy en día en un deporte donde todo se mide al milímetro.

"Estuve cerca, es una pena que no tuviera mi Garmin, así que estaba completamente a ciegas durante la carrera, sin potencia, distancia o tiempo, así que fue un poco frustrante. Calenté en una bicicleta diferente y cuando luego llegué a mi bicicleta de carreras vi que el ciclocomputador no estaba. No tengo ni idea, pero alguien me jodió. Tres minutos antes de la salida me dieron uno de repuesto y lo estaba emparejando frenéticamente. Luego fui a ponerlo y no cabía porque era demasiado grande. Quise ir más fuerte en la crono, pero sin el Garmin no sabía realmente cómo de duro estaba rodando. Estoy contento de cómo lo hice", relató Thomas. Sus rivales en la Corsa Rosa ya habrán tomado nota de que el galés está de vuelta.