TOUR DE FRANCIA | ETAPA 17

López: "Por encima de 2.000 metros es sentirte en casa"

El colombiano consiguió su primer triunfo de etapa en el Tour en la cima del Col de la Loze. Ahora es tercero de la general con 1:39 de ventaja sobre Porte.

López: "Por encima de 2.000 metros es sentirte en casa"
STUART FRANKLIN Pool via REUTERS

Miguel Ángel López debutaba en el Tour con un doble objetivo: “Lograr un triunfo de etapa y hacer podio”. La primera parte de la misión la cumplió en La Loze con una victoria inapelable sobre la dupla eslovena, intratables hasta la fecha. Para completar el desafío, ahora mismo va tercero y dispone de 1:39 de ventaja respecto a Richie Porte, cuarto clasificado.

Las lágrimas de emoción y felicidad que derrochó ante los medios contrastan con su arranque en el Tour y sus palabras en las ruedas de prensa anteriores. Superman se empotró con una señal de tráfico camino de Niza, en su debut en la ronda gala. Afortunadamente no le ocurrió nada grave, “simples golpes y el susto”. Después se lamentó de “no poder atacar ante el ritmo y el dominio del Jumbo”. Sin embargo, su oportunidad llegó en la tercera semana: “Aceleré con mucha fuerza y mucha motivación, quería corresponder al apoyo de todos los chicos a lo largo del día, especialmente Omar Fraile, que me sorprendió y me arropó más que ninguno. En el Grand Colombier comprobé que andaba bien, que tocaban ya las ascensiones exigentes y extensas, y además por encima de los 2.000 metros es como sentirte en casa. En Colombia vivimos a 2.500. Tenía confianza, era nuestro terreno y salió una jugada soñada”.

El colombiano, de 26 años, dedicó su primera victoria en el Tour a su familia y al mánager del Astana, Alexander Vinokourov: “Me acuerdo de mi esposa y de mi hijo, sobre todo. Resulta difícil permanecer tanto tiempo lejos de ellos. Se trata de mi trabajo, pero cuesta. Aparte, me gustaría dedicarle este éxito a nuestro capo, Vinokourov, que justo cumple años (47)”.

Tercero en el Giro y en la Vuelta de 2018, en la temporada pasada ofreció un rendimiento más discreto: séptimo en Italia y quinto en España. Aun así, todas sus participaciones en carreras de tres semanas se traducen en top-tens menos su estreno, en la Vuelta de 2016, que abandonó lesionado: “No conocía el Tour, me emocionaba competir acá. Adquirí experiencia en el Giro y en la Vuelta, me parecía que me encontraba listo para afrontar el reto, y me enorgullece lo que conseguí. En mi palmarés lucen dos parciales de la Vuelta, pero mi mejor triunfo lo acabo de sacar en Francia”. A López no le preocupaba el 1:39 de margen sobre Porte para conservar el cajón de París, sino “disfrutar el momento y luchar hasta el final”.