TOUR DE FRANCIA | ETAPA 11

Los jueces descalifican a Sagan por su maniobra sobre Van Aert

El eslovaco se abrió paso mediante un empujón en el igualado esprint de Poitiers, lo que cortó la progresión del belga. La etapa fue para Ewan.

La manera en la que Peter Sagan metió el codo y amochó a Wout van Aert para abrirse paso en la llegada entre el belga y las vallas significó la descalificación del eslovaco a la última plaza del grupo (85º) y la pérdida de los puntos (13) para el maillot verde. Sam Bennett le lleva ahora 68 (243 a 175), lo que le complica de forma sobresaliente la empresa de conquistar por octava vez esta clasificación. Después de la relegación tampoco consiguió el dudoso récord en solitario de más segundos puestos en etapas del Tour, plusmarca compartida actualmente en 22 con Erik Zabel.

Van Aert, al que cortó la progresión del esprint y puso en peligro con su maniobra, le dedicó una peineta y feas palabras, pero con razón: “¡Fuck you, idiot!”. “¡Que te den, idiota!”. Sin las pulsaciones a mil, el corredor del Jumbo no rebajó el tono: “Mereció la sanción, impidió que aspirara al triunfo. Traté de hablar con él para pedirle explicaciones, pero no me concedió ni la oportunidad. Me sorprendió su comportamiento. Me empujó, perdí el impulso de la pedalada y casi provocó mi caída. Obró francamente mal”. Caleb Ewan se anotó su quinta victoria en el Tour y respaldó a Van Aert: “Probablemente Sagan le hizo perder”.

Aunque los directores del Bora se reunieron con los árbitros de la Unión Ciclista Internacional (UCI) en el camión de revisión de vídeo, no lograron evitar la penalización. El equipo sabía que el castigo de quedarse sin puntos resultaría capital para la general del jersey verde. Utilizaron unas imágenes en las que se observa un palo de selfie cercano a Sagan para justificar la acción, que sin embargo se produjo en la pugna por la posición, no por esquivar el teléfono, como se registró en el comunicado oficial: “Una desviación que arriesga la integridad de otro corredor mediante esprint irregular”. También le cayeron 500 francos suizos de multa. Sacar el dedo a pasear le costó 200 a Van Aert por “conducta inconveniente”.