VUELTA A ESPAÑA

Diez etapas para recordar en el 85º aniversario de la Vuelta

Fuente es profeta en el Naranco (1974)

Asturias es clave en la historia de la Vuelta aportando cimas míticas como el Naranco, donde siempre se recordará el triunfo de un ídolo local como el 'Tarangu' Fuente. Una etapa marcada por la niebla y el frío en el que el de Limanes intentaba sacar tiempo a favoritos como Ocaña mientras peleaba por dar alcance a una escapada con Lasa y Agostinho. Los cazó, y los dejó en las rampas del Naranco para llegar solo a meta.

Foto:

Actualizado a:

Un Tejón desatado camino de Ávila (1983)

Bernard Hinault, apodado el 'Tejón', ganó su primera grande en la Vuelta (1978) y no regresó hasta 1983, en la primera edición televisada. Camino de Ávila, dejó una exhibición histórica, con un ataque en Serranillos. Ganó la etapa por delante de Lejarreta y Belda, y sentenció al entonces líder, Julián Gorospe, que llegó a más de 20 minutos.

Foto:

Actualizado a:

La gesta de Perico en Navacerrada (1985)

Perico Delgado escribió una de sus páginas más brillantes en una jornada de niebla y granizo camino en Navacerrada, en la penúltima etapa de la carrera que acabó ganando. El segoviano atacó y, junto a Recio, que había estado escapado y no dudó en colaborar para ganar la etapa, desmontó al líder, Robert Millar, quien se dejó más de seis minutos.

Foto:

Actualizado a:

Supervivientes en Luz Ardiden (1992)

Un recorrido tremendo con aroma a Tour (Portillon, Peyresourde, Aspin, Tourmalet y Luz Ardiden), una climatología adversa y un puñado de ciclistas al ataque fueron los ingredientes de una de las etapas más épicas de la historia de la carrera, en la que Laudelino Cubino logró un triunfo agónico y Tony Rominger, ganador de aquella edición, se destapó.

Foto:

Actualizado a:

El mito del Chava, la leyenda del Angliru (1999)

Aquel 12 de septiembre de 1999 el mundo del ciclismo sólo hablaba de porcentajes, rampas imposibles... el día que debutaba en el recorrido el Angliru. Nacía la leyenda del coloso asturiano de la mano de un mito, el Chava Jiménez, quien surgía entre la niebla que acompañó toda la ascensión para escribir su nombre en una etapa entre dudas y polémica.

Foto:

Actualizado a:

La fiesta de Antón en Bilbao (2011)

Algunas etapas significan mucho más que el espectáculo deportivo que ofrecen, y aquella etapa que acabó en la Gran Vía bilbaína con el triunfo del vasco Igor Antón es un buen ejemplo. Tras 33 años de ausencia, Euskadi volvía a acoger a la Vuelta en lo que su director, Javier Guillén, sigue resaltando como uno de sus grandes logros.

Foto: JAIME REINA AFP

Actualizado a:

La gran gesta de Contador (2012)

Aquel día Alberto Contador, con su ataque lejano cuando aún no había ni conectado la televisión, escribió una página imborrable. Su imagen de atacante continuo se forjó aquel día en el que Purito, líder, perdió la carrera. El de Pinto se lanzó a falta 50 km para la meta y acabó ganando en solitario en una de sus actuaciones más rememoradas.

Foto: JAIME REINA AFP

Actualizado a:

El Sky se duerme en Formigal (2016)

El recurso de etapas cortas y montañosas (120 km en Pirineos), formato tan usado en los recorridos modernos, recibió un espaldarazo aquel día que Nairo Quintana y Alberto Contador consiguieron sorprender al equipo Sky, comandado por Froome, que tantas muestras había dado de no tener fisuras en su férreo control de las carreras. Gianluca Brambilla, ganador, la definió como "corredores locos en una etapa loca".

Foto: jesus rubio DIARIO AS

Actualizado a:

El último disparo del Pistolero (2017)

Cada vez que se le pregunta a Alberto Contador por su retirada, quizá prematura, a los 34 años, recuerda esta jornada en la que se pudo despedir con un triunfo en su penúltimo día de competición, antes de la llegada a Madrid. Quizá no fue su mejor victoria, pero sí un triunfo lleno de emotividad para despedir a uno de los mejores ciclistas de siempre.

Foto: JESUS RUBIO DIARIO AS

Actualizado a:

A Guadalajara a toda velocidad (2019)

La última edición de la Vuelta tuvo una última semana loca donde no solo la montaña decidió. El mejor ejemplo, no el único, fue la etapa Aranda-Guadalajara en la que se pudo disfrutar de un recorrido llano con viento y abanicos en el que el equipo Deceuninck dio una exhibición junto al Movistar. Una jornada de 219 km a 50,6 km/h de media en la que venció Gilbert.

Foto: JESUS RUBIO DIARIO AS

Actualizado a:

10 / 10