GIRO DE ITALIA

Agnello y Risoul, las primeras cimas de los Alpes del Giro

Los dos puertos serán los jueces en la primera de las dos jornadas de los Alpes en el Giro. Majka ya ganó en Risoul en el Tour de Francia 2014.
Giro de Italia: Etapa 17 Riva del Garda - Iseo

Agnello y Risoul, las primeras cimas de los Alpes del Giro
ERIC FEFERBERG AFP

Este viernes el pelotón afrontará la primera de las dos etapas de los Alpes que incluye el recorrido del Giro de Italia 2016, en las que se decidirá quién será el ganador de la ronda italiana en la presente edición. La etapa de 162 kilómetros entre Pinerolo y Risoul será la penúltima oportunidad para Esteban Chaves, Alejandro Valverde, Vincenzo Nibali o Rafal Majka de poner en apuros al líder Steven Kruijswijk en la lucha por la Maglia Rosa. La decimonovena etapa del Giro de Italia es una de las tres etapas consideradas de cinco estrellas por la organización, tras la de Corvara, donde Chaves logró la victoria, y la vigésima, con final en Sant´Anna di Vinadio, donde se conocerá al ganador virtual del Giro. Buena parte de culpa de que esta etapa se considere de esta categoría la tienen los dos puertos que los ciclistas deberán subir: el Colle dell´Agnello y Risoul.

El Colle dell´Agnello, cima Coppi de la presente edición del Giro de Italia, es una de las subidas más espectaculares de los Alpes. Pese a ello, no tiene tanta historia como otros puertos alpinos como el Col de Vars (que se sube en la 20ª etapa) o el Col de l´Izoard. El Agnello está considerado como el tercer puerto más alto de Europa, por detrás del Col de l´Iseran (2770 metros) y el Passo dello Stelvio (2758). Será la cuarta vez que se suba este puerto en la ronda italiana, en todas como puerto de paso, tras 1994 (Stefano Zanini fue el primero en coronar), 2000 (coronó en cabeza el colombiano José Jaime González), y 2007 (Yoann Le Boulanger alcanzó primero la cima). En el Tour, este puerto se ha subido en dos ocasiones: 2008 (el primero en coronarlo fue Egoi Martínez) y 2011 (Maxim Iglinsky fue el primero en pasar por la cima).

La subida al Agnello consta de 21,3 kilómetros, con desnivel de 1452 metros, una pendiente media del 6,8% y rampas máximas del 15%. Su ascensión se inicia en el municipio de Casteldelfino, donde tras una rampa al 3,2%, los corredores tendrán que hacer frente a tramos con medias del 6,8%, 7,8 y 7,4%. Tras afrontar otros 3 kilómetros suaves, tendrán otra rampa del 6,7% a la altura de Pontechianale. Después de otros 3 kilómetros suaves, los ciclistas llegarán a Chianale, a 10 kilómetros de la cima, donde empieza lo más duro del puerto, ya que la media de estos últimos 10 kilómetros es del 10%. A la altura de Grange del Río, los corredores tendrán que afrontar tramos de media del 9,7, 9,8 y 10,6%, incluida una de las duras rampas del 15%. Después, los corredores se enfrentarán a tramos del 10, 10,8 y 8,2%. Para terminar, los corredores afrontarán duros tramos del 11,5 (con rampas del 15), 8,4 y 10,3%, antes de llegar a la cima del puerto, donde un muro de piedra marca la frontera entre Italia y Francia. En las últimas semanas había gran cantidad de nieve acumulada en los últimos kilómetros. 

Menos conocida es la subida final a Risoul. La ascensión a la estación de esquí alpina será la meta por primera vez en la ronda italiana. No es la primera vez que Risoul acoge el final de una gran vuelta por etapas. En 2014 ya fue final de etapa en el Tour de Francia, y en aquella ocasión el polaco Rafal Majka, presente también en este Giro, se llevó el triunfo de etapa. La cima de Risoul también ha sido habitual en el Criterium de Dauphiné Liberé, donde fue final de etapa en 2010 y 2013 con victorias para Nicolas Vogondy y Alessandro de Marchi respectivamente. Risoul también es una cima de gran recuerdo para Nairo Quintana. El colombiano del Movistar ganó aquí la sexta etapa y la séptima, una cronoescalada, durante el Tour del Porvenir de 2010, donde se alzó con el triunfo en la clasificación general.

Risoul es un puerto de 12,8 kilómetros, con un desnivel de 887 metros, una pendiente media de 6,9% y rampas máximas del 10%. Al inicio de la ascensión en Guillestre, los ciclistas afrontarán un primer kilómetros con tramos del 7 y 7,8%. Tras pasar por el pueblo de Risoul la pendiente baja al 5%. Después se mantiene constante con rampas del 6% y con algún tramo del 8,4%. A partir de aquí empiezan las curvas de horquilla características de los puertos de los Alpes. Las dos primeras curvas incluyen rampas en torno al 6%, y las dos siguientes horquillas suben de dureza al 7,8 y 7,2%. Aún más exigentes son las dos siguientes curvas con pendientes del 8,6 y del 9%. Tras la última horquilla, situada a 1,5 kilómetros de meta, se encuentra la rampa del 10%, a la que siguen tramos del 9, 8,6 y 8% antes de la linea de llegada en la estación de esquí de Risoul.