Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

Zalgiris ZAL

-

Estrella Roja RED

-

VUELTA AL PAÍS VASCO (2ª ETAPA)

Landa es profeta en su tierra con un gran triunfo en Garrastatxu

En su séptimo día de competición, el alavés se impuso en el rampón cercano a casa y sacó 11 segundos Contador y 15 a Nairo. El Sky está muy fuerte y controló el final

Landa es profeta en su tierra con un gran triunfo en Garrastatxu
Paulino Oribe DIARIO AS

No defraudó el rampón de Garrastatxu. Pegando a su Murgia natal, allí, por el entorno de la ermita, ha pasado mil veces Mikel Landa haciendo kilómetros; es un terreno que podría encoger en la palma de su mano. Así que fue profeta en su tierra. No son las exageradas rampas del muro de Aia, donde levantó los brazos el año pasado, pero denota que está mejor de lo que esperaba en su séptimo día de competición (cuatro en la Coppi y Bartali, más el día de Estella en el que se retiró y estas dos etapas de País Vasco). A mitad de esa subida de 2,7 kilómetros, saltó junto con Kelderman (Lotto). Una compañía que le sirvió para regular mejor esa escalada por una vía estrecha que arranca tras posicionarse en Chozas, una vez que se pasa una curva traicionera y una rampa inicial del 21%. El verdín hace que resulte difícil agarrarse al asfalto en algunos tramos, con recomendación de viajar sentado. Hay que conocer el terreno como Mikel y tener fuerzas, claro.

"Va para figura y el camino lo lleva muy bien hecho", reflexionaba Samuel Sánchez, su excompañero en Euskatel, que también se dejó ver en las últimas rampas hasta donde sus fuerzas le llevaron. El Sky está muy fuerte y tiene varias balas. En Chozas puso la punta del grupo. En teoría Henao sigue siendo el líder, después de habitar el podio en varias ocasiones y rozar la txapela, pero con su movimiento, Landa pudo picar 11 segundos a Contador y éste, cuatro a Nairo y Purito, en un reguero de ciclistas que fueron desfilando junto a la ermita.

La etapa fue muy dura, con frío y agua aderezados con muchos nervios por una llegada inédita, por el qué pasaría. A nueve kilómetros, el alavés viajaba muy protegido con su equipo al frente y los Cannondale, Orica, Lotto-Jumbo y Movistar expectantes. Contador era una isla; estaba solo, comiéndose el viento, algo inusual en un ciclista al que siempre le gusta moverse con alguien de confianza. Paulinho abandonó, Petrov pasó un calvario y Kreuziger trataba de reenganchar tras unos problemas. El pelotón se iba disgregando y quedaban 50 valientes al inicio de Garrastatxu. Atacó un AG2R y le siguió Landa (Sky). Se formó un grupo de tres en cabeza, con Keldermann (Lotto-Jumbo) , el AG2R y Landa. Contador pudo pasar a la parte delantera en el pelotón, que quedó medio bloqueado por temor a algún sobresalto.

Landa y Kelderman protagonizaron la aventura buena; tenían nueve segundos al paso por la pancarta de último kilómetro. Atrás Rui Costa movió el árbol, y Contador salió tras el portugués. Samuel trató de reverdecer viejos laureles. El líder, Luis León Sánchez, ya se había quedado. Mikel tenía más fuerzas en sus piernas y aún le llevó más lejos el ánimo de su padre Pablo, corriendo a su lado tras las vallas en los últimos metros acompañando al cachorro. ¡Menudo Giro nos espera con él!

La escapada del día la protagonizaron Denifl, Meintjes, Petilli y Madrazo, que se elevó como líder de la montaña. De ellos quedaron Madrazo y Denifl, que llegaron a alcanzar los cuatro minutos de ventaja, y fueron absorbidos a falta de diez kilómetros. Las metas volantes de Amurrio quedaron suspendidas por encontrar aceite en la carretera. Se empleó una ruta alternativa.