Estas leyendo

Bartali integra el Jardín de los Justos por salvar a 800 judíos

RECONOCIMIENTO EN JERUSALÉN

Bartali integra el Jardín de los Justos por salvar a 800 judíos

Bartali integra el Jardín de los Justos por salvar a 800 judíos

YAD VASHEM

El gran Gino ayudó a salvar a más de 800 judíos entre 1943 y 1944. El secreto no se supo hasta tres años después de su muerte. Israel reconoce ahora su gesto.

El juez Moshe Bejski, víctima del Holocausto, uno de los 1.200 supervivientes de la famosa Lista de Oscar Schindler, presidió desde 1970 hasta 1995 la Comisión de los Justos dentro de la institución Yad Vashem de Jerusalén. Durante su vida se dedicó a buscar a aquellos que salvaron de forma altruista a los judíos. Como reconocimiento a sus gestos, por cada una de esas personas se planta un árbol en el Jardín de los Justos y se les ofrece la oportunidad de que acepten Israel como su segunda patria. Actualmente hay más de 15.000.

Uno de ellos es Gino Bartali, tres veces ganador del Giro de Italia (1936, 37 y 46) y dos del Tour de Francia (1938 y 48), que fue nombrado Justo entre las Naciones el pasado 23 de septiembre. Este jueves, su nombre apareció grabado en el Muro de Honor de ese jardín, en presencia de su hijo Andrea Bartali: “Estoy orgulloso de estar aquí. Mi padre siempre dijo que el ciclismo era una escuela de vida y esto demuestra que estaba en lo cierto”. Tras recibir este honor, Andrea asistirá este viernes a la salida de la primera edición de la Gran Fondo Giro de Italia de Jerusalén, una carrera popular.

Bartali formó parte en 1943 y 1944 de una red clandestina que, con el apoyo de varios arzobispos, elaboraba pasaportes falsos en sótanos y bodegas de conventos para salvar a judíos italianos. Gino los transportaba con la bicicleta dentro del manillar, los tubulares o el sillín. El italiano, que pasaba por ser un símbolo del Partido Nacional Fascista, se llevó el secreto a la tumba el 5 de mayo de 2000. Sólo se supo tres años después, cuando los hijos de Giorgio Nissim, el líder de la red, lo descubrieron en un viejo diario de su padre. Habían salvado la vida de unos 800 judíos.

Comentarios

Comentarios no disponibles

También te puede interesar