Greg Lemond

Greg Lemond

Para mí era un hombre único. Era muy introvertido, apenas hablaba, pero tenía una cabeza bien plantada y era honesto consigo mismo. Para mí es uno de los mejores corredores de los últimos 40 años. En 1989, en el podio del Tour, me sentí algo mal por él".