MODO RUNNER

¿Por qué no bajo de peso si corro todos los días?

El ejercicio aeróbico es el más indicado para perder kilos. Si esto no ocurre es porque estás haciendo mal una de estas cosas

Compartir esta foto

¿Frustrado por machacarte a diario corriendo sin que eso se traduzca en una reducción de kilos? La creencia popular sostiene que a poco que hagamos una actividad intensa, el cuerpo debería responder quemando calorías, disminuyendo su peso y, por consiguiente, su volumen corporal, pero… ¿por qué no siempre es así? Puede deberse a alguno o varios de estos factores
1/7
¿Frustrado por machacarte a diario corriendo sin que eso se traduzca en una reducción de kilos? La creencia popular sostiene que a poco que hagamos una actividad intensa, el cuerpo debería responder quemando calorías, disminuyendo su peso y, por consiguiente, su volumen corporal, pero… ¿por qué no siempre es así? Puede deberse a alguno o varios de estos factores

Compartir esta foto

Te estás poniendo morado a bollos
2/7

Te estás poniendo morado a bollos

“Jamás se debe caer en la creencia de que porque entrenes una hora al día puedes comer lo que te apetezca”, enfatiza Saioa Segura, dietista-nutricionista del Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat (CAR), en Barcelona. Para el organismo, no es lo mismo acumular 2.000 calorías a través de productos refinados, como la bollería industrial, que 2.000 calorías a través de alimentos saludables. “Hay reglas generales: evitar alcohol, grasas saturadas, azucares refinados, bollería, fritos y snacks”, advierte Daniel Escaño, nutricionista especialista en alto rendimiento deportivo y director del gabinete Nutrición DE (centros en Madrid y Salamanca). Lo corrobora un estudio de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (EEUU). De hecho, en el reparto de papeles para bajar de peso el 80% depende de la dieta y el 20% del entrenamiento (incluso, en algunas personas, la proporción es del 70% y 30%).

Compartir esta foto

Eres un impaciente
3/7

Eres un impaciente

¿Cuánto tiempo llevas corriendo? Quizá es pronto para ver resultados. “Cuando una persona sedentaria comienza a hacer ejercicio, una de las primeras adaptaciones fisiológicas que se produce es la de aumento de la sensibilidad a la insulina y la capacidad para captar más glucógeno en sus músculos. Pero cada gramo de glucógeno retiene unos gramos de agua, que son los que nos pueden dar ese aumento de peso”, advierte Saioa Segura. Es decir, estás perdiendo grasa pero el músculo pesa más.

Compartir esta foto

Corres siempre igual
4/7

Corres siempre igual

Sales a dar zancadas todos los días, sí, pero siempre recorres la misma distancia y al mismo ritmo. Y, claro, la báscula ni se inmuta. “Realizar siempre el mismo entrenamiento hace que nuestro cuerpo se aclimate y se acostumbre siempre a lo mismo, por eso no bajamos de peso. Esta costumbre hace que no crezcamos”, dice Pablo Sánchez Carmenado, fundador del colectivo de corredores solidarios DrinkingRunners.

Compartir esta foto

Haces dieta, pero no es la idónea
5/7

Haces dieta, pero no es la idónea

Copiar la dieta de tu vecino o de una estrella del cine no vale: debe ser personalizada. “La eficiencia de nuestro metabolismo es determinante a la hora de bajar de peso. Cuando no metabolizamos de manera correcta la glucosa, por ejemplo, esta se acumula en el cuerpo en forma de grasa y además nos sentiremos fatigados. Es aquí donde empieza la desmotivación y frustración de estas personas”, explica la nutricionista del CAR.

Compartir esta foto

Te olvidas de las pesas
6/7

Te olvidas de las pesas

Si estás a dieta, levantar pesas te ayuda a perder grasa. Esto es así porque cuando empezamos a bajar de peso, solo entre el 60% y el 75% de lo que perdemos es en realidad grasa. Al reforzar los músculos, el entrenamiento de fuerza consigue incrementar el porcentaje de grasa que eliminamos, como afirma un estudio de la Universidad de Wisconsin (EEUU).

Compartir esta foto

El resto de día te apoltronas
7/7

El resto de día te apoltronas

Total, como sales a correr a diario puedes permitirte pasarte el resto del día tirado en el sofá. Error. “Si a la hora de comer te pegas la gran comilona y luego te sientas en la silla, el entrenamiento de por la mañana de poco sirve”, comenta Pablo Sánchez Carmenado. La práctica del running no te exime de cumplir la sana recomendación de subir por las escaleras en vez utilizar el ascensor.
0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar