NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

DALLAS MAVERICKS

Los Mavs tienen poca fe en Kemba Walker: “La rodilla no está bien”

El mánager general de los Mavericks reconoce que no tienen mucha fe en la estado de la rodilla de su nuevo fichaje, Kemba Walker.

Actualizado a
Los Mavs tienen poca fe en Kemba Walker: “La rodilla no está bien”
Kevin JairajUSA TODAY Sports

Ya se sabe: Dallas Mavericks echa de manos a Jalen Brunson. El menudo base, que se fue a los Knicks este verano, aligeraba algo de la tremenda responsabilidad que Luka Doncic tiene que asumir en la dirección y la creación del juego del equipo texano, anotaba en situaciones calientes y sabía crear jugadas cuando los rivales hacían marcajes dobles y hasta triples al esloveno.

Así que, en busca de soluciones de emergencia en su backcourt, los Mavs se han hecho con Kemba Walker y han prescindido de un Facundo Campazzo que apenas jugaba. Kemba tiene 32 años y ha sido cuatro veces all star, la última en 2020. Pero su caída en desgracia ha sido vertiginosa y estaba sin equipo porque su estado físico le ha impedido jugar a buen nivel en sus últimos pasos en la NBA. Con 1,83, Kemba dependía de su explosividad para generar sus situaciones de anotación. Y en defensa, si ya no era un jugador fiable en sus mejores años, después se convirtió en un agujero de proporciones gigantescas. Pero, por un contrato mínimo, los Mavs van a ver qué pasa con Kemba, al menos. A ver si puede ayudar por detrás de Doncic y Spencer Dinwiddie en la rotación de guards. El contrato es por lo que queda de temporada y ni siquiera está totalmente garantizado.

Kemba asegura que ha estado entrenando por su cuenta y que se encuentra bien, pero ha tenido que someterse ya a tres operaciones en su rodilla izquierda, y en su última etapa en los Celtics y su paso por los Knicks (el equipo de su ciudad, natal) fue una sombra del base eléctrico que había sido. No ha jugado desde el pasado febrero, y los Knicks lo mandaron a Detroit, donde esperó hasta alcanzar un acuerdo de buyout en unos Pistons en los que nunca llegó a integrarse.

Nico Harrison, general manager de los Mavs, ha realizado unas declaraciones para una emisora de radio de Dallas en las que se muestra sorprendentemente pesimista con la rodilla de su nuevo fichaje: “No está bien, no está bien para nada. Pero ha hecho la rehabilitación y está en su mejor momento de los dos últimos años. Veremos cuánto aguanta. Lleva años sin estar bien. Pero hasta el paso hizo partidos de 30 puntos. Y ahora se encuentra mejor. La realidad, si te fijas, es que la rodilla no está bien pero eso no implica que no pueda jugar así”.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?