NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

NBA | NURKIC

“Green no merece otra oportunidad”

El ala-pívot de los Warriors se reencontró con Nurkic tras la agresión que llevó a su suspensión. Hubo mucha tensión, y cruce de palabras tras el partido.

Actualizado a
Tenso cara a cara en el reencuentro entre Draymond Green y Jusuf Nurkic.
LACHLAN CUNNINGHAMAFP

Los Warriors, que han perdido demasiados partidos esta temporada de manera dolorosa en el clutch time, los instantes decisivos, se sacaron la espina contra los Suns y confirmaron que las cosas han mejorado mucho y que su temporada no está todavía perdida del todo. Están décimos del Oeste y en el último puesto de play in (25-25, en el 50% de victorias) pero han ganado cuatro partidos seguidos y siete de los últimos diez. En gran parte, porque Stephen Curry (que anotó un triple maravilloso para ganar a los Suns) está jugando a un nivel estelar, en su mejor versión. Pero también por el regreso de Draymond Green tras su suspensión.

El ala-pívot es un jugador controvertido, pero obviamente esencial en la construcción de la dinastía de los Warriors y en lo que sucede en pista para el equipo de Steve Kerr, en ataque y sobre todo en defensa. Por eso su ausencia, y los problemas que generó antes de ser apartado, fue un golpe tan duro. Los datos hablan claro: desde que volvió, los Warriors tienen un net rating de +18,2 en los minutos de Green en pista y un -3,8 cuando descansa. Cuando Curry y Green coinciden en pista, ese dato se dispara a +15,3, una barbaridad.

Los Warriors han recuperado gran parte de su esencia con Curry a los mandos y un frontcourt con mucho músculo y movilidad defensiva formado por Jonathan Kuminga, Andrew Wiggins y Green. Por eso, en la Bahía cruzan los dedos para que Green (33 años) haya escarmentado de verdad, y no vuelve a protagonizar líos que desestabilicen al equipo y, sobre todo, le vuelvan a apartar de las canchas. Contra los Suns, recibió la primera técnica tras su regreso y tuvo varios momentos de mucha tensión con el pívot Jusuf Nurkic, al que agredió en diciembre en una de las acciones que condujeron a su suspensión. Esta vez la cosa no termino de descontrolar, pero hubo empujones, algún codazo, gestos de ‘es demasiado pequeño’...

Nurkic dispara con bala tras la derrota

El recuerdo del anterior cara a cara seguía muy vivo. Y si entonces Nurkic dijo que no le quedaban “malos sentimientos” hacia Green, después de esta derrota fue mucho más duro: “Es muy triste, no ha aprendido nada. Es cuestión de tiempo, y va a volver a noquear a alguien. Así que retiro todo lo que dije de él, no merece otra oportunidad… sus comportamientos, intentar pegar… todas las cosas que hace y no debería hacer”.

Por parte de los Warriors, la respuesta fue contundente. Curry aseguró que las palabras de Nurkic eran “una idiotez”. Y Green, al que le pitaron una técnica por primera vez tras su vuelta, no tuvo reparos en contestar directamente al bosnio: “Trató de desquiciarme, pero no le funcionó. Si lo que espera es que ande por ahí sin hacer ruido como él, eso no va a pasar nunca. Los tíos calladitos como él no ganan. Yo creo que estuve genial, él puede seguir montando en el mismo caballo, puede montar y sacar su culo de aquí en su caballo porque esto no le va a funcionar. No puedes hacerle a alguien el gesto de que es muy pequeño y que te coma en el otro aro un par de jugadas después. No puedes ser un defensor nulo si quieres hacer esas cosas. Vale, ¿quieres hacer eso, pesas unos 30 kilos más que yo y puedo contigo debajo del aro? Igual tiene que tener más cuidado con lo que hace…”.

Curry no solo se refirió a Nurkic, también respaldó esta vez a su compañero: “Simple y llanamente, Green se metió en la cabeza de Nurkic. Le damos mucho crédito por cómo lo manejó después de lo que pasó la última vez que se enfrentaron. Todo el mundo habla de que necesita cambiar y aprender a que no le pasen ciertas cosas, sobre su suspensión y todo lo demás. Pero lo de este partido fue una muestra de manual sobre cómo se juega al baloncesto al máximo nivel. Así que me encantó”.