NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

OLIMPIA DE MILÁN

Una pesadilla para el Milán de Messina

Cara y cruz para los ex del Barça en Europa: brillan Calathes y Hayes-Davis, sufre mucho Davies en un Armani Milán que está sumido en una crisis terrible.

Actualizado a
Una pesadilla para el Milán de Messina
Emanuele CremaschiGetty

El Armani Milán está en una crisis gravísima, profunda, inesperada. Un equipo larguísimo y con talento en todas las posiciones, llamado a pelear por estar en la Final Four (todo lo que no sea eso sonaba, a priori, a fracaso en su paso por esta Euroliga), lleva seis derrotas seguidas y está hundido en el fondo de la clasificación. Colista con tres victorias y siete partidos perdidos ya. Y eso después de un buen inicio (3-1), más por resultados que por sensaciones.

El Milán es último, con el respiro de que la igualada en la Euroliga le permite mantenerse a tiro todavía de playoff: está a dos partidos del octavo puesto. Pero, para ir más allá y romper en el aspirante al título que debería ser, tiene que cambiar una inercia que ahora mismo es penosa. Es el equipo que menos anota (solo 68,3 puntos) y el que menos valoración promedia (69,8). Es penúltimo en rebotes y undécimo (por detrás de la media) en asistencias. Casi ninguna métrica le ayuda, y sus agujeros negros en ataque son descomunales, indigestiones que tiran todo por tierra todo lo demás en tramos demasiado largos de los partidos. En su última derrota, en casa contra el líder Fenerbahçe, el equipo de Ettore Messina desaprovechó 16 puntos de ventaja y acabó, otra vez, con sensaciones miserables (72-82).

Tanto que el propio Messina advierte de que el proyecto está en serio peligro: “Hay cosas que nos hacen pensar que tenemos un largo camino por delante, pero el problema es que la Euroliga no espera a nadie. No podemos esconderlo, ahora mismo la temporada en Europa está en serio peligro para nosotros. Pero solo podemos ir dando pequeños pasos, poco a poco”. El veterano técnico también ha dejado claro que no tendrá problema en apartarse si siente que él no puede invertir esta situación: “Tengo que dar las gracias al señor Armani por su apoyo incondicional. Todos estamos enfadados, pero estamos recibiendo su apoyo y el de los aficionados. El responsable de esto soy yo. Si las cosas siguen igual, irá al señor Armani y le diré que necesita a otra persona para que lidere este proyecto”.

Brandon Davies, uno de los más señalados

Además, y como a perro flaco todos son pulgas, al Milán no le dan tregua las lesiones. La última y muy preocupante, de Kevin Pangos y en una rodilla. Messina reconoció la aprensión con el percance del canadiense, uno de los fichajes estrella del equipo y cuya temporada está siendo muy decepcionante por ahora: 9,7 puntos, 3,4 asistencias y 7,5 de valoración con unos porcentajes muy pobres (por debajo del 29% en triples). Otro recién llegado que tenían que ayudar a que el equipo diera varias zancadas pero que por ahora está en un puro laberinto es Brandon Davies, que salió del Barça tras finalizar su contrato y se vinculó con un Milán que tenía su fichaje atado mucho antes de acabar la pasada temporada.

Davies, un jugador de rachas y mucho temperamento que no siempre tiene la disciplina que le gusta a Messina, no está encajando con el italiano y ni pisó la pista en el partido contra el Fenerbahçe. Solo ha pasado de 20 minutos dos veces en esta Euroliga, promedia 17 y sus números son muy discretos: 8,9 puntos, 2,6 rebotes, solo 7,3 de valoración. “Le tenemos que ayudar a reencontrarse porque está jugando con mucha inseguridad”, dijo hace semanas un técnico que parece cada vez más distanciado (y no al contrario) del pívot, que era muy querido por la afición del Barça por las rachas (las buenas: es un jugador irregular casi por diseño) en las que tiraba del equipo en finales apretados.

Calathes y Hayes-Davis, la cara de la moneda

La visita del intratable Fenerbahçe de Itoudis (9-1: solo ha perdido en el Palau) sirvió para que Davies se reencontrara con otros dos que estaba en el Barça la temporada pasada y a los que las cosas les van de maravilla en el equipo turco, líder a pesar de que todavía no ha debutado una estrella del nivel de Nemanja Bjeliça, que regresa a Europa tras ser campeón en la NBA con los Warriors. Esos dos ex del Barcelona son Nick Calathes, que está volviendo a su mejor versión después de su falta de química con Sarunas Jasikevicius, notoria el pasado curso. Y el alero Nigel Hayes-Davis, que decepcionó en el Barça pero está siendo una roca este año en el que por ahora es el mejor equipo de la competición. Calathes promedia 9,7 puntos, 4,5 rebotes y 6,1 asistencias con 14,9 de valoración. Y está en sus mejores números en tiros de tres (ronda el 50%), tradicionalmente uno de sus puntos débiles. Hayes-Davis está en 11,5 puntos, 3,8 rebotes y 14,5 de valoración. Y en los tres últimos partidos ha firmado 16, 21 y 22 puntos con 12 rebotes, un 8/12 en triples y 23,6 de valoración media. Una vida feliz fuera del Palau para Calathes y Hayes-Davis… y muy difícil por ahora para Brandon Davies.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?