NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BILBAO BASKET

Mumbrú: “Me hicieron una oferta de renovación, pero no hubo negociación posible”

Mumbrú se despide del Bilbao Basket con un poso de nostalgia, pero convencido de que su ciclo ha concluido. En 2021 prefirió seguir un año más porque no quería el adiós con Miribilla vacío por culpa de la COVID.

Actualizado a
12/04/22 BALONCESTO ALEX MUMBRU ENTRENADOR BILBAO BASKET POSA CON CAMISETA ENTREVISTA
AIOLDIARIO AS

Mumbrú ya es historia en Bilbao. Una historia muy larga e intensa, de trece años, una montaña rusa con instantes gloriosos y otros dramáticos. Mientras hace las maletas, empaqueta muchos recuerdos y más de una lágrima. Concede una entrevista a Radio Bilbao y AS tras el anuncio oficial de que se va. Le esperan en Valencia.

Trece años de trato con usted dan para mucho. Momentos de todo tipo, con emociones fuertes.

Ya lo dije el otro día, siempre me habéis tratado con cariño. Esto es deporte, a veces hay críticas, no todo son halagos, es bueno que te metan caña para espabilar, siempre lo habéis hecho desde la delicadeza, esto tiene un principio y un final.

¿Ha llorado mucho?

Me he puesto triste por la situación y por mis hijos, que son los que más lo sufren. Nosotros somos adultos, estamos preparados para asumir estas cosas que conllevan mi trabajo.

Esos hijos que guardaron bien el secreto de que se iba...

Cuando subía la camiseta retirada con mi dorsal fue el culmen. Iba en el coche hablando con mi hijo Aleix y dijo: qué bonito. Lo mejor es irse en instantes así de preciosos. Mejor que te echen de menos que de más, pero le pedí: no puedes decir nada aún no. Apuré hasta el final para que no saliera a la luz pública que me marchaba, me habría gustado anunciarlo yo, pero la información va muy rápida. Intenté que lo supera poca gente... son cosas que pasan y no lo puedes controlar.

Un salto en el que se lanzó de la liana sin tener agarrada otra.

Más que dar un salto necesito un cambio. Lo mejor es ser honesto, cuando quieres a un club no puedes retrasarlo todo, el Bilbao Basket tiene que moverse en el mercado y los ‘timing’ son importantes. Lo mejor era decir que nos dábamos un plazo. El tiempo que nos dimos para negociar no era tanto como lo que la gente piensa, era más bien por si había sido una calentura del momento, por si cambiaba de decisión.

Pidió un esfuerzo en la confección de la plantilla y una mejora económica, pero no se dio ningún factor de esos.

Hablé un poco más de la ambición, de ir mejorando y saber que en dos o tres años todo iría mejor. Era el que fichaba junto con Rafa (Pueyo, director deportivo) y sabía el presupuesto que había, se me hacía complicado ir a Europa con esa partida. No es fácil decir adiós a 13 años así tan rápido, necesitas tiempo. La decisión de salir la comentar, pero te dan tiempo y quieres ver cómo se van desenvolviendo los acontecimientos que se dan durante esta etapa.

¿Si llegan a duplicar el sueldo y mantienen a diez jugadores, se lo habría pensado más?

No. Hicieron una oferta formal de renovación y no entramos a hablar de años ni de dinero, no hubo negociación posible, mi decisión estaba clara. Si hubiésemos renovado a diez, me habría hecho pensar que teníamos un equipo trabajado de un año y con más posibilidades de hacer un buen papel en Europa. Eso ni quiere decir que no lo vayan a hacer, igual conforman un equipazo. Me habría hecho pensar un poco más la decisión. Pero estaba muy meditado, hay que saber salir de los sitios cuando todavía tienes cariño. Es difícil encontrar el momento de la salida tanto de jugador como entrenador.

¿Esto es porque quizá se vio que colgaba las botas un año tarde? Luego lo hizo con un descenso.

Seguramente. Me retiré antes de que empezara la temporada porque no quería que un resultado bueno o malo pudiera cambiar mi decisión. Fue todo tan rematadamente mal... pero lo había anunciado. Cuando lo hice público tuve alguna oferta para seguir jugando, ¿eh? Lo había hecho y no cambié de parecer, habría sido ridículo. Cuando salí de Badalona no lo hice de la mejor manera posible, durante los años entiendes que las salidas tienen que ser lo mejor posible.

¿Por qué deja ahora Bilbao y no tras el durísimo año pasado con Miribilla vacío por el COVID? ¿Por tener una temporada más de contrato?

Has dicho una de las claves: con Miribilla vacío. Te gusta despedirte con Miribilla lleno, la gente viéndote y haciendo un buen año. El club apostó muy fuerte por seguir confiando en mí y en ningún momento hubo dudas, que podían haberse dado por salvarnos muy a última hora y todo lo que pasó. Cuando te dan confianza, es de ley responder con lo mismo. No era el momento. Te dan seguridad en esa situación y estás obligado a devolverla.

¿Se va sin haber hecho qué?

Sin haber ganado algo, hemos jugado finales y me habría gustado levantar un título. Antes de venir gané cosas, pero aquí no fuimos capaces. Luego tuvo mérito jugar finales con los equipos que teníamos, y ahora, salvarte con los que teníamos.

¿La puerta de un posible regreso la deja entreabierta?

Por supuesto. Esto del deporte da muchas vueltas, cuando sales bien de los sitios siempre puedes volver. Veremos lo que hace Bilbao y nosotros. Nos seré un aficionado más. No es que miraré de reojo a lo que haga, sino de frente.

¿Le gustan las naranjas?

Sí, tomo un zumo por las mañanas.

Suena en Valencia.

Os enteráis más vosotros que yo. Le he dicho a mi representante que quiero ir a un equipo que me quiera.

¿Del extranjero le han llegado ofertas?

Hay alguna, pero también me puedo quedar sin entrenar y esperar a que haya algún equipo.

¿Ha recomendado a algún sustituto en Bilbao?

Para ser honestos, lo mejor es que el club coja su camino y yo el mío, que yo no proponga y ellos no condicionen mi futuro.

¿Sus ayudantes, los Javis (Salgado y Rodríguez) seguirán o le gustaría llevarse a alguno?

Primero tengo que saber dónde voy. Rafa (Pueyo) va a conseguir un buen equipo y pondrá un buen entrenador. El club estará pensando en un perfil no cuando se lo dije sino mucho antes, trabajando en la posibilidad de que entrara un entrenador, porque mi continuidad estaba complicada.

¿A quién se llevaría?

A la marea negra.

Venga, eso es muy tópico. ¿A Txipi (eterno delegado)?

Ese. Sí. Me decía: jefe renovamos siempre juntos, pero él es el único eterno. El cabrón no vendría conmigo.

En serio ¿a quién?

Cada uno tiene su sitio, hay mucha gente, pero quieren estar aquí y no podría ponerles en la tesitura de que se vengan. Cogeré mis bártulos y si alguien quisiera venir, estaría invitado

Lo complicado sería hacer una vida más nómada, los críos han nacido aquí, su esposa Aranzazu está muy hecha a Bilbao...

He estado 21 años de jugador y 4 de entrenador y solo he militado en tres equipos. No me gusta moverme de los sitios, hay que intentar plantar raíces. No me han echado de ningún lado y he tenido la suerte de ir escogiendo mi camino.

Si pudiera resumir en una frase lo que significa Bilbao en su carrera...

Uno de los clubes de mi vida. No puedo decir el de mi vida, porque el que me formó para la élite fue el Joventut, me enseñó a jugar, me puso gusanillo y le debo mucho, con todos los entrenadores que tuve. Pero el Bilbao Basket es muy importante en mi vida.