KK Cedevita Olimpija
60
Finalizado

EUROCUP | 10ª JORNADA

Cedevita, el clavo que necesitaba el Gran Canaria

Los de Porfirio Fisac cimentan su séptima victoria europea del curso en el primer cuarto. Ennis, Pustovyi y Salvó, los mejores.

0

Un equipo de dos caras. Así está compareciendo esta temporada el CB Gran Canaria, que esta noche sanó, aunque sea un poco, la pésima imagen, y van unas cuantas ya, ofrecida el domingo en Manresa. Por momentos se reencontró consigo mismo ante un Cedevita Olimpija ya derrotado desde el calentamiento.

Otro equipo distinto. Eso pareció esta noche el Gran Canaria, irreconocible en tierras eslovenas tras la pésima imagen ofrecida en el domingo en Manresa. Quizás enrabietado por la tunda recibida en el Nou Congost, acaso usando la Eurocup como un buen paño de lágrimas. Tan enrabietado pareció salir el equipo de Fisac, que en nada y menos ya se había puesto 5-23. Mucho debate interno se había generado estos días en el vestuario insular. La fuerza del grupo, más necesaria que nunca. Ahora eran sus componentes los que apalizaban, además de una manera muy coral: cinco puntos de Ennis, cuatro de Salvó, un triple de Mutaf…

Tuvo un ligero conato de reacción el Cedevita en los albores del segundo cuarto, cuando llegó a ponerse 11-23. Pero el Gran Canaria seguía a lo suyo, percutiendo. Especialmente el mayor de los Diop, Ilimane, que le dio de nuevo rienda suelta a su equipo con dos canastas consecutivas. Ocurre que la formación insular tenía respuestas para todo, como aquel triple de Slaughter que suponía el 14-30 y la contestación a uno anterior de Jaka Blazic, uno de los ex ACB del equipo esloveno: Pullen, Dragic, Omic.

Pareció que se confiaban los muchachos de Porfirio Fisac, que de pronto encajaron un parcial de 10-0, culminado por Ejim, que hizo temblar los cimientos de un partido que poco a poco se estaba sentenciando. Ese peligroso 24-30 espoleó a los visitantes, que recuperaron el tono con un rápido parcial de 0-7 coronado con un gran triple en carrera de Brussino: 24-37. Dicha distancia se amplió un poco más cuando se llegó al descanso, que anunció un 27-41 que le facilitaba mucho el trabajo al Granca en el segundo acto.

En realidad, el trabajo ya estaba hecho. El Cedevita apenas opuso resistencia, como si entrara y saliera de su vestuario con la sensación de que no tenía opciones de victoria. Pero es que ni las tenía ni las tuvo. Un triple de Blazic que supuso un marcador de 31-43 no fue sino la sombre de una ilusión. Así, entre Ennis y y Salvó pusieron rápidamente a los suyos 35-54, con el pequeño de los Diop, Khalifa, sembrando el terror en la zona contraria tras dos espectaculares tapones consecutivos. Pustovyi se puso el traje de gigante que es, y con cinco putos seguidos, incluido el 2+1 que le sacó a Ejim, dejó el 48-63 al final del tercer cuarto.

El último no hizo sino confirmar la incapacidad del Cedevita de horadar la superioridad de un rocoso Gran Canaria, solidez sin mucho brillo. Le hacía falta ganar para lamerse sus heridas de la competición doméstica, donde acumula seis derrotas seguidas, especialmente dolorosas las tres últimas, con una imagen en ellas impropia de cualquier equipo aspirante. De momento, la Eurocup es su paño de lágrimas y el Cedevita, el clavo que sacó al Baxi Manresa.