GOLDEN STATE WARRIORS

Doble cita con la historia: Curry busca lo imposible

Curry está a 15 triples del récord histórico de la NBA que tiene Ray Allen. ¿Puede meterlos en un solo partido? Los Blazers, rivales, son la peor defensa de la Liga.

0

Cita con la historia. Es lo que tiene Stephen Curry dentro de dos noches, en el próximo partido de los Warriors. El rival, los Blazers, puede ser a la vez víctima y testigo de un momento que puede, todavía no lo sabemos, quedar para los anales. Curry anotó 7 triples ante los Magic y está a solo 15 del récord de Ray Allen, el líder en este apartado estadístico de la historia de la mejor Liga del mundo. Los 2.973 que anotó el espectacular tirador son la cifra a batir por un jugador absolutamente generacional, extraordinario, enormérrimo y legendario. Uno que ha cambiado el juego, el estilo predominante en una competición que siempre es difícil dominar. Y que ha sido la cara de una de las mayores dinastías de todos los tiempos.

La denominada era de los triples ha tenido como líder al jugador de los Warriors. Y será a través de los triples como haga historia. Eso sí, el doble reto es más que complicado. Llegar llegará pero... ¿lo hará en el siguiente partido? Curry no ha negado que puede intentarlo y Steve Kerr ha dicho que le ve perfectamente capaz. Y hay un motivo claro para pensar que es posible: los Warrors juegan contra los Blazers en el Chase Center antes de iniciar una gira por la Conferencia Este. Y el valor añadido de hacer algo así ante su público hace que el duelo ante los de Oregón pueda ser absolutamente histórico. O no. Pero la duda está ahí. Y si el base empieza enchufado... ¿qué podría pasar?

Ahora bien, los datos están ahí. No solo está en juego el récord de líder histórico en triples. También el de más triples anotados en un solo partido; jamás nadie, en la historia de la NBA, ha anotado 15 vces desde más allá de la línea. El récord, de 14 triples, lo tiene Klay Thompson, añorado y cerca de volver a la competición. Stephen Curry lo batió antes que el escolta, pero se quedó en uno menos: 13. Curry también llegó a meter 12, cuando el récord lo compartían Kobe Bryant y Doney Marshall. Muy lejos queda eso y era solo cuestión de tiempo que se batiera esa docena que duró más de una década. La era de los triples, con una mansalva de lanzaminetos desde el exterior que dista mucho de las cifras del pasado, ha roto muchos topes de anotación, ha conseguido que se multipliquen los triples-dobles y que los pívots ejerzan de auténticos playmakers. Lo ha cambiado todo.

Y, entre tanto cambio, es perfectamente posible que Curry anote 16 triples en un partido. Bueno, en realidad es improbable. Casi imposible. Pero si alguien puede hacerlo, es ese base que ha conseguido reproducir en plena realidad lo que antes solo existía en la imaginación. Eso sí, para conseguirlo tiene que tirar más de lo que lo ha hecho hasta ahora (promedia 13,2 intentos de tres esta temporada, de los que anota 5,4). Y ha anotado 9 como tope, hasta en cuatro ocasiones, con 20 intentos de máximo (7 aciertos ese día) en una derrota de los Warriors ante los Grizzlies. Ante los Nets, en un ejercicio de coraje y pundonor tremendo, se fue a 9 de 14 en triples, su mejor porcentaje, y anotó 37 puntos, con 7 rebotes y 5 asistencias.

¿Es, por lo tanto, posible la machada? Un buen inicio de partido y tener mucho trabajo hecho antes del descanso será necesario. El resto, lo harán el público entregado y la magia que envuelve a la NBA. Curry es un jugador que siempre ha estado por y para el equipo, nunca se ha obsesionado con los récords y ha estado en el banquillo durante los minutos de la basura en lugar de querer cambiar el mundo con números que están en otra dimensión. Pero quizá, solo quizá, el hecho de tener tan cerca algo tan relacionado con su principal seña de identidad, esos triples que, entre muchas otras cosas, le han hecho entrar en una historia que es cada vez más grande, abarca más tiempo y más éxitos. Curry, ante lo imposible. Otra vez.