PHILADELPHIA 76ERS

¿Fin del culebrón Ben Simmons?

Después de un final de verano complicado, con una guerra entre Simmons y Philadelphia, el australiano ha vuelto a entrenar y podría jugar contra los Pelicans.

0
Después de un final de verano complicado, con una guerra entre Simmons y Phipaldelphia, el australiano ha vuelto a entrenar y podría jugar contra los Pelicans.
Ashley Landis USA TODAY Sports

Ben Simmons volvió a entrenar con el equipo el domingo. A pesar de lo incómodo de la situación, la plantilla estaba feliz de tenerlo de vuelta. El jugador protagonizó uno de los culebrones del verano, pasando casi toda la temporada baja con la intención de ser traspasado. Parece que la polémica ha terminado, por el momento, y Simmons ha decidido volver a las filas de Philadelphia.

"Somos hombres adultos aquí. Esto no es la escuela media, el séptimo grado, el octavo grado, 'Oh usted me hizo esto'. No. Es, tan pronto como pisamos el suelo es sólo baloncesto. Sinceramente, así es como debe ser” comentaba Tobias Harris. Aunque el All Star pudo entrenar con el equipo, su entrenador, Doc Rivers, no quiso ofrecer detalles sobre su regreso oficial. "El acondicionamiento, sólo viéndolo, pensé que estaba en forma decente. Todavía no está obviamente en forma de juego porque puedes hacer todas las cosas, pero en general, sí ... cuando esté listo, jugará” comentó Rivers.

Quedan dos días para el inicio de la temporada regular, y parece que Philadelphia 76ers y Ben Simmons han conseguido hacer las paces, pero pongámoslo en contexto. Comenzó en enero de 2021, cuando Harden iba a ser traspasado. En dicho traspaso, Simmons fue mencionado, pero nunca se llevó a cabo tal acuerdo ya que “la barba” se fue a los Nets. A Philadelphia no le gustó el interés de Simmons por dicha oferta. A lo que el jugador respondió: “Esto es un negocio. Cosas así ocurren. Lo único que puedo controlar es cómo afronto mi trabajo, los partidos y mi día a día”.

Avanzó la temporada y los comentarios sobre un supuesto traspaso desaparecieron hasta el enfrentamiento contra los Hawks en 20 de junio. Simmons ya había tenido problemas desde la línea de tiros libres contra Wizards, pero ante los de Trae Young lo empeoró. Llegó a registrar un 34% desde la línea, la peor marca en postemporada en la historia de la NBA. En ese partido también protagonizó una jugada clave. Simmons dejó pasar una oportunidad abierta en el aro para evitar una posible falta y verse obligado a ir a los tiros libres. Dicha jugada provocó comentarios como el del Embiid. “Voy a ser honesto. Creo que el punto de inflexión fue cuando... no sé cómo decirlo. Pero creo que el punto de inflexión fue simplemente que tuvimos un tiro abierto e hicimos un tiro libre y fallamos el otro y entonces ellos bajaron y anotaron”.

Después de un duro final de temporada, siendo muy cuestionado, el agente de Simmons, Rich Paul, se reunió con Philadelphia para hablar sobre el futuro del jugador. La franquicia lo tenía claro, estaban comprometidos a mantener a Simmons como pieza central. Después de haber decidido no viajar con la selección australiana para centrarse en su juego individual, los 76ers, a mediados de julio, deciden poner un precio muy alto a Ben, debido a su edad y proyección, para conseguir el mayor beneficio posible en un intercambio. Durante el verano, la franquicia consideró varias ofertas, pero ninguna les convenció. El 26 de agosto, se informa de que las conversaciones por Ben Simmons se habían estancado y que el equipo contaba con el jugador para el inicio de la temporada.

Septiembre fue el mes mas agitado. Simmons pidió ser traspasado y se declaró en huelga. No asistió ni al Media Day de la NBA ni tampoco a los Training Camp, lo que provocó que algunos compañeros suyos explotasen. “La situación es extraña, decepcionante y casi irrespetuosa para todos los chicos que están aquí luchando por sus vidas” comentaba Embiid. Las acciones del jugador tuvieron consecuencias económicas, ya que las multas recibidas por la franquicia debido a la no aparición del jugador fueron sufragadas con parte de sus salario. Tampoco participó en los dos partidos de pretemporada ante Toronto el 4 y 7 de octubre, por lo que fue multado con 227,613$ por partido.

Ahora, a mediados de octubre, Simmons ya ha pasado todos los reconocimientos médicos con el equipo. El jugador ha decidido volver y su entrenador, Doc Rivers, cuenta con él, pero cuando esté en forma. Philadelphia abre su temporada contra los Pelicans el miércoles, y aunque no está claro si Simmons jugará o no, los 76ers necesitan que regrese a la pista eventualmente si quieren salvar esta temporada. Después de pasar la temporada baja intentando y fracasando en su intento de cambiarle por una superestrella, las opciones de los 76ers de cara al futuro son limitadas. La situación sigue siendo volátil, pero por ahora, conseguir que Simmons vuelva a la cancha es lo mejor para todos.