NEW ORLEANS PELICANS

Tomas Satoransky ve un regreso al Barça en el horizonte

El base checo, traspasado a los Pelicans este verano, quiere un nuevo contrato en la NBA en 2022 pero tiene al Barcelona, su ex-equipo, en la mente.

0
Tomas Satoransky

Cambio de aires para Tomas Satoransky. Después de estar tres años en los Wizards pasó a los Bulls, que le han traspasado este verano para hacerse con los servicios de Lonzo Ball, y ahora jugará en los Pelicans. Allí cumplirá su sexta temporada en la mejor liga de baloncesto del mundo, pero no olvida de dónde viene. 

En una entrevista con el semanario Respekt (desgranada por Lukas Kuba) señala que, pese a que optará a llevarse otro contrato en la NBA el verano que viene, no cree que acabe su carrera en Estados Unidos y tiene entre ceja y ceja el volver al Barça, el ex-equipo que le impulsó a cruzar el charco y al que prometió que algún día volvería. Aún tiene 29 años, pero ya piensa en la ACB como un posible lugar para la retirada. 

En Nueva Orleans coincidirá precisamente con un jugador al que conoce de su formación en España, Willy Hernangómez. Ambos coincidieron en aquel Sevilla por el que también pasaron Porzingis, Sastre, Balvin y otros jugadores que ahora tienen mucho nombre. Willy ha logrado este año un contrato para los próximos tres después de convencer en los Pelicans de Zion Williamson, que pasarán un duro test esta campaña para ver si son o no alternativa en el medio plazo del Oeste. 

En la conversación cuenta que, precisamente, tenía planeadas unas vacaciones en España para este verano y que, como creía que República Checa no se clasificaría para los Juegos Olímpicos, tendría tiempo para ayudar a su mujer con la mudanza si era traspasado, en lo que había una probabilidad alta: "Los Juegos complicaron un poco toda la situación no solo para mí, sino sobre todo para mi esposa y su madre porque tenían dos hijos que cuidar en casa y ponerse a empaquetar las pertenencias. Finalmente dejaron el apartamento y nuestra señora de la limpieza tuvo que ayudarlas. En la NBA están acostumbrados porque se realizan traslados similares tres o cuatro veces al año y tienen su propia gente. Así que llamamos a los agentes y a los de Nueva Orleans, que enviaron a los trabajadores de la mudanza para que se llevaran todas nuestras cosas. Pero es estresante. El hombre de la casa está fuera de Estados Unidos y hay unos extraños que están trasladando sus cosas por ahí". El jugador también habla del momento exacto en el que se enteró de que cambiaría de equipo: "El día de nuestra salida de Tokio coincidió con la fecha en que comenzó el mercado en la NBA, y en el momento en que comenzó mi traspaso estaba subiendo al avión. Afortunadamente había wi-fi en el avión, así que pude manejar todo con mis agentes. Aunque en realidad no se puede solucionar mucho, el jugador no puede influir en qué equipo termina. Sabes que está pasando algo, pero no el qué". Aún ve con distancia la etapa de los Pelicans pese a que la pretemporada se acerca: "Todavía no he hablado con el nuevo entrenador, Willie Green, sólo con los gerentes generales y con los jugadores que conozco. Supongo que será más fácil que cuando fui a Washington, donde era nuevo y no tenía el respeto que me he ganado en los cinco años que llevo en la NBA. La gente sabe qué esperar de mí, pero sé que mi papel es incierto ahora: creo que empezaré los partidos desde el banco"

Satoransky promedió 7,7 puntos y 4,7 asistencias el último año, algo por debajo de los números que venía haciendo con anterioridad. 

Con Kira Lewis y Nickeil-Alexander Walker para la posición de base y Josh Hart, Garrett Temple y Devonte' Graham para la posición de escolta tendrá competencia suficiente para brillar e ir tras ese nuevo contrato.