NEW YORK KNICKS

Kemba Walker jugará en casa

El base, que ha alcanzado un acuerdo de rescisión con Oklahoma, llega a los Knicks. En su Nueva York natal, donde jugó en secundaria, es un icono.

0
Kemba Walker jugará en casa
Mike Ehrmann AFP

Nueva historia para la NBA, que las cultiva como ninguna otra liga en el mundo. Kemba Walker jugará la próxima temporada en New York Knicks, así lo asegura Adrian Wojnarowski (ESPN). Según el periodista estadounidense, el base habría alcanzado un acuerdo de rescisión (buyout) con Oklahoma City Thunder, equipo al que llegó en el pasado mes de junio. Una vez cumplido el periodo de waivers, se pondrá a disposición de Tom Thibodeau. Actualmente, el jugador tiene 74 millones garantizados hasta la temporada 2022-23, dinero que, salvo que el exterior decida perdonar una parte, Oklahoma deberá abonar en su totalidad. Con el movimiento, los Thunder ratifican su apuesta por el futuro y Kemba llega a su ciudad natal, donde es todo un icono. Jugó allí en su etapa de secundaria, en el Rice High School, y vestir la camiseta de los Knicks siempre había estado en su lista de preferencias.

Al mismo tiempo, el cambio de aires supone una nueva oportunidad para Kemba, que no tuvo el éxito esperado en su paso por los Celtics. El base, cuatro veces All Star y All NBA en 2019, sólo pudo disputar, en sus dos campañas, 99 partidos con la franquicia de Boston. Las lesiones le apartaron de la continuidad y, a lo largo de este tiempo, no ha podido mostrar su mejor nivel. En su llegada a los despachos, sin ir más lejos, la primera decisión de Brad Stevens fue deshacerse de sus servicios. Recaló en los Thunder, de los que hoy se despide, a cambio de una primera ronda del Draft, Al Horford y Moses Brown. Curiosamente, en la gala de los jóvenes talentos, Sam Presti decidió volver a traspasar dicha ronda a Houston Rockets, convertida en Alperen Sengun, a cambio de otros dos futuros picks. Una pista clara de por qué Kemba no encajaba en el actual proyecto de Oklahoma. 

En su última campaña, Walker promedió 19,2 puntos, 4 rebotes y 4,9 asistencias, quedándose lejos de sus mejores estándares: 23,2+3,9+5,5 con los Hornets en 2017. En Charlotte, disputó ocho temporadas. La campaña pasada, sus problemas físicos en Boston se centraron en la rodilla izquierda. El jugador siguió un plan de recuperación que había empezado tras caer en las Finales de Conferencia de la burbuja de Orlando. El inicio de la temporada 2020-21, antes de lo previsto, le impidió disputar los primeros once partidos con el equipo y, finalmente, librarse totalmente de las molestias, que le acompañaron hasta el final, con la dura caída en primera ronda de playoffs frente a Brooklyn Nets.

El mercado de New York Knicks

Con su llegada, los Knicks siguen reforzándose en un mercado al que llegaban con mucho margen salarial. Sin ir más lejos, Kemba compartirá backourt con un excompañero en Boston: Evan Fournier. El escolta francés, clasificado con su selección para las semifinales de los Juegos Olímpicos, llegó en la primera noche de agencia libre a través de un contrato de 78 millones para los próximos cuatro años. Las otras inversiones realizadas por la organización hasta el momento, que pretende igualar o mejorar su sorprendente pasada temporada, se han centrado en renovaciones contractuales. Son los casos de Alec Burks (3 años por 30 M), Nerlens Noel (3 por 32), Taj Gibson (1 por 2,7) y Derrick Rose (3 por 43). Con Rose, precisamente, enlaza el pasado, y futuro, de Kemba. En su época de instituto, ambos se enfrentaron en el Madison Square Garden; ahora, lo pisarán juntos vistiendo la camiseta del equipo de la ciudad. La ciudad de Kemba.