ANADOLU EFES

Micic sigue dudando con la NBA: "Soy muy feliz en la Euroliga..."

El base serbio, que tenía decidido irse a la NBA, duda de su futuro en los Thunder. El Real Madrid ya ha ido a por él: "No cierro la puerta a quedarme, la Euroliga es fantástica”.

El futuro de Vasilije Micic es, sin duda, el gran asunto del mercado europeo. El base serbio, uno de los mejores jugadores del continente en los últimos años, se ha confirmado definitivamente esta temporada en la Euroliga: con 27 años no solo se ha llevado el gran cetro continental con el Efes sino que ha sido MVP de la fase regular y de la Final Four. Micic queda libre. Rechazó la renovación con el poderoso Efes y rechazó los acercamientos de otros, públicos los del Real Madrid, porque había decidido dar el salto a la NBA. ¿El problema? Que sus derechos pertenecen ahora a Oklahoma City Thunder, un equipo en plena reconstrucción, que es ahora uno de los peores de la NBA y que prioriza el desarrollo de sus jugadores más jóvenes.

El agente de Micic, Misko Raznatovic, levantó la liebre hace dos semanas en el portal serbio Novosti Online: “Él está preparado para ser jugador NBA, pero no estoy seguro de que vaya a ser así ya la próxima temporada. No voy a permitir que vaya para estar todo el rato en el banquillo, como le pasó a Vassilis Spanoulis. Se irá a la NBA cuando todo este bien. Puede ser este año, o puede no ser. Todo está abierto, si la NBA no es justa con él, tendrá que esperar otro año”. Y ahora ha sido el propio jugador el que ha dejado claro que no se irá a EE UU a cualquier precio y que no considera un paso atrás seguir en la Euroliga. Lo ha hecho con Joe Arlauckas en el podcast de la Euroliga, The Crossover: “Quiero ver qué pasa con la NBA, con Oklahoma, que es quien tiene mis derechos. Todavía no me han hecho una oferta oficial. Pero estoy tranquilo, bien, sé que llegará. Por ahora no puede decir mucho más. No sé qué va a pasar, pero tengo una cosa clara: una de las primeras cosas que le dije a mi agente es que si no sale adelante lo de la NBA, estoy muy feliz en Europa. No cierro para nada la puerta a quedarme, la Euroliga es una competición fantástica”.

Para Micic la situación podría ser dura si da el salto a la NBA con los Thunder. Porque con 27 años se uniría a un equipo lleno de jóvenes y en plena reconstrucción, ya lejos de los años dorados que acabaron con las salidas de Kevin Durant, primero, y Paul George y Russell Westbrook, después. El serbio parecía, en cualquier caso, tenerlo claro, y en abril se supo que había rechazado la oferta de renovación del Efes y el acercamiento del Real Madrid. Pero eso parece que ha cambiado.

Los Thunder sumarán, en verano, a uno de los mejores jugadores del próximo draft porque acabaron con 22 victorias y 50 derrotas la temporada regular. Llegaron a estar 19-24 y desde ahí, con la vista puesta en mejorar sus opciones en el draft, enlazaron 23 derrotas en 24 partidos con muchas palizas y una de las diferencias de puntos en contra más abultadas de la historia de la NBA. En OKC hay un entrenador joven, Mark Daigneault (35 años), y un equipo que se recompone con un base que apunta a estrella como el canadiense Shai Gilgeous-Alexander (22 años) y dos jugadores de miras altas como el también canadiense Lu Dort y Darius Bazley.

Además, los Thunder cuidan a otros jóvenes como Isaiah Roby y Aleksej Pokusevski, serbio de 19 años muy verde pero con un techo altísimo. Otros como Gabriel Deck buscan su sitio, en el equipo y en la NBA. Y el francés Theo Maledon (19 años) cuenta con la confianza de la franquicia como otro base de futuro. Dependiendo del pick con el que acaben los Thunder, podría llegar otro base (Jalen Suggs, Davion Mitchell) o escolta (Jalen Green, Moses Moody...) desde una de las elecciones más altas del draft. Así que Micic tendría competencia con jugadores muy jóvenes y (de cara al reparto de minutos) de valor estratégico para los Thunder y, salvo sorpresa, muy pocas opciones de que su equipo esté entre los mejores del Oeste. Esas dudas deportivas, en lo individual y lo colectivo, pueden estar frenando su ilusión por jugar en la mejor Liga del mundo.