DALLAS MAVERICKS

Doncic, sobre la salida de Nelson: "Yo no tomo las decisiones"

El jugador esloveno, tras la marcha del general manager de los Mavericks, valora el movimiento. "Me gusta Donnie, lo conozco desde niño", asegura.

Doncic, sobre la salida de Nelson: "Yo no tomo las decisiones"
Kyle Terada USA TODAY Sports

Ya ha terminado la temporada en Dallas, pero los movimientos son tan o más importantes que durante la misma. Y, en especial, para Luka Doncic. La franquicia texana se encuentra en un punto vital respecto a su estrella. Tiene el qué, rodearle mejor, pero le falta el cómo. De momento, el esloveno será el primer jugador que, desde un acuerdo de novato, firme más de 200 millones. Tras ser seleccionado, por segundo año seguido, en los quintetos All NBA, sus opciones contractuales se han disparado y, salvo un giro totalmente inesperado, las hará valer. La próxima temporada, mantendrá los 10,1 millones de su actual salario; pero, a partir del curso 2022-23, y con el visto bueno del jugador, la cifra se dispararía bajo los estándares antes mencionados. "Me parece que ya sabes la respuesta", respondió a si aceptaría el supermáximo que tendrá sobre la mesa.

Nada hace pensar que Doncic niegue la firma. De hacerlo, en verano de 2022 sería agente libre, pero con una qualifying offer de 13,3 millones que los Mavericks podrían activar para igualar cualquier oferta y evitar que se marche. No tendría sentido, pero, ahora mismo, Luka no parece del todo contento en Dallas. Al menos, así lo señalan las últimas informaciones llegadas desde Estados Unidos y, ahora, también sus palabras, lejos de un dardo envenenado hacia la franquicia, pero sí suficientemente reveladoras como para entender que pasa algo en su seno. Muchas filtraciones, muchos supuestos enfrentamientos y declaraciones cruzadas.

El último movimiento, que no es menor, la salida de Donnie Nelson como general manager de la entidad. Una figura, según apuntan los periodistas norteamericanos, muy querida por el base esloveno. "Seamos realistas: Donnie está despedido. El único que está molesto es Luka Doncic. Son muy cercanos", aseguraba ayer Marc J. Spears en The Jump (ESPN). Hoy, el propio Doncic ha sido quien lo ha corroborado. "Fue un poco difícil para mí. Realmente me gusta Donnie. Lo conozco desde que era un niño y él fue quien me seleccionó. Es difícil para mí, pero no soy yo quien toma decisiones allí", ha declarado ante los medios, en una conferencia con motivo de sus próximos compromisos con la selección eslovena, con la que espera estar en Tokio. "No puedo esperar más para ponerme la camiseta nacional. Disfruto jugando al baloncesto. Llevo una semana sin jugar y me falta. Estoy listo y espero que nos clasifiquemos para los Juegos Olímpicos", ha dicho sobre esto último.

Por delante, mucha ilusión; pero, aun así, Doncic no dejará de estar atento a lo que pase en los despachos de su equipo. Hace escasos días, The Athletic publicaba un artículo exponiendo la figura de Haralabos Voulgaris y explicando su difícil relación con el jugador franquicia. Voulgaris, director de desarrollo e investigación cuantitativa, es una persona muy cercana al propietario de la organización, Mark Cuban, pero que se queda lejos del agrado de Luka. "No es un punto crítico para Doncic en los Mavs... pero podría ir hacia uno", se llega a enunciar en el artículo. Ahora, con la salida de Nelson, no parece que la situación vaya a mejorar. Para más inri, Rick Carlisle, entrenador del equipo, que tampoco parece contar con la confianza total de Doncic, también despertaría dudas en la cúspide decisional de la organización. "La cosa ha estado realmente en el aire", se asegura en el mismo artículo. Más dudas, más cambios... y menos certezas para el base, que tiene un destino claro en su mente: "Todavía no he hecho nada. Mi objetivo es ganar el campeonato. Aún queda un largo camino por recorrer", ha reiterado en la rueda de prensa como integrante del combinado esloveno.

La salida de Donnie Nelson

Ahora, Tim Cato y Sam Amick, en The Athletic, vuelven a arrojar luz sobre la situación. Una que, por historial y recorrido, es de importancia mayúscula. Donnie Nelson llevaba 16 años como general manager de la franquicia, pero 24 trabajando en ella, había formado parte, por supuesto, de la mayor hazaña de la organización, el anillo con Dirk Nowitzki, y, ahora, se disponía a repetir el camino de la mano de Doncic. Así lo había trazado él mismo, tal y como explica el propio Luka. Sin ir más lejos, Nelson, además de las labores propias de oficina, también ejercía de ojeador, y fue quien decidió traer tanto a la leyenda alemana como a la, ya, realidad eslovena. Le siguió desde el primer día. Para ser exactos, desde su tercer partido como profesional, y tenía claro que él debía ser su elección en el Draft llegado el momento, él debía ser el que, con el tiempo, optara (porque nunca se puede más que eso) a rellenar ese futuro que Dirk iba a dejar vacío: "Tuve este sentimiento y pensé que podía jugar como organizador, que era como un cruce entre Magic y Bird. Eso es lo primero que vi. Eso y que era una máquina del triple-doble", ha recordado Nelson, esta misma temporada, sobre sus primeros apuntes en la libreta de seguimiento.

Según Cato y Amick, el nombre de Voulgaris se vuelve a hacer presente. Tal y como señalan ambos periodistas, Donnie también estaba molesto con las funciones de dicha figura. Desde su punto de vista, de un peso exagerado: a través de sus estadísticas, incide, directamente, tanto en la rotación del equipo como en la llegada de jugadores. Cuban, tras el primer artículo de The Atheltic, señaló la información como totalmente falsa, pero, solamente dos días después, las decisiones han sido drásticas. Y, si bien la franquicia expuso en su comunicado que Nelson y los Mavericks habían "acordado mutuamente separarse", una fuente cercana declara a Cato y Amick que Donnie fue despedido el domingo de forma unilateral. Brad Townsend, especializado en los Mavs, añade que Doncic, por su parte, no supo del movimiento hasta ayer mismo, cuando apareció en los medios: "Tengo entendido que Doncic no se enteró de la partida de Nelson hasta ayer. Básicamente se enteró cuando lo hicimos público, quizás un poco antes, pero no hasta ayer", publica en su perfil de Twitter.

Este verano, Haralabos Voulgaris termina contrato, pero se espera que continúe en la franquicia y con unas funciones similares. Según el nuevo artículo en el periódico norteamericano, los ejecutivos de las franquicias contrarias, en los últimos años, habían mostrado su confusión a la hora de negociar con Dallas, debido a las duplicidades que se generaban con su papel y a la línea directa que tiene con Cuban, para quien también es una especie de mano derecha. "En varios niveles de la oficina principal, varias personas tienen conversaciones a la vez. Scouts, subdirectores generales, cualquiera... Todos tienen conversaciones con personas de otras organizaciones para obtener información y averiguar qué están haciendo, al igual que tienen conversaciones con Donnie; pero sólo él inicia los intercambios finales.", replicaba el propietario al respecto, antes de certificarse la salida. Las discrepancias entre Nelson y Voulgaris, lejos de esconderse, se hicieron públicas. Tras una discusión de Haralabos con Doncic, Doonie dejó de sentarse a su lado durante los partidos. Ahora, se queda el primero, se marcha el segundo... y Doncic sigue; pero, según Cato y Amick, con más dudas sobre su futuro a largo plazo.