MOVISTAR ESTUDIANTES

Galindo: "Barea me decepcionó, fue un error ficharlo"

El presidente del Movistar Estudiantes atiende a AS tras el descenso del equipo por primera vez en su historia a la LEB Oro.

Fernando Galindo, presidente del Movistar Estudiantes, durante su entrevista con AS.
PEPE ANDRES DIARIO AS

¿Cómo se siente?

Pues inquieto. El disgusto ya pasó y ahora, como no podía ser de otra forma, trabajando y pensando en el futuro. Estamos en una categoría, la LEB, que es difícil y tenemos que tratar, desde la humildad, de regresar a la categoría que nunca debimos abandonar. Somos conscientes de la dificultad que supone alcanzar el ascenso.

¿Cuál fue el apoyo más importante que recibió?

El de la afición. A pesar del descenso, de los malos resultados, ha mostrado su incondicionalidad y eso es lo más importante. En segundo lugar, el de los patrocinadores, que todos ellos, sin excepción, han reiterado su voluntad de continuar y eso es importante. También de instituciones. Muestra, en alguna medida, que somos una organización respetada, querida por mucha gente y reconocida también en el mundo del baloncesto y fuera de él. Socialmente se nos reconoce el trabajo que hacemos con las causas nobles que abrazamos. Y eso nos permite, a pesar de las dificultades económicas, mirar hacia el futuro, hacer cosas que nos compensen y devolver a la sociedad ese reconocimiento.

¿Y la peor crítica?

Son todas justas. Estamos donde estamos porque algo habremos hecho mal. Tenemos que asumir, y asumimos, que normalmente la vida te coloca donde debes estar. ¿Se puede explicar de alguna forma? Estamos asignando una gran parte de nuestros recursos a pagar una deuda histórica. No es una justificación, pero es cierto. Las cosas son como son y, a partir de ahí, con los recursos disponibles, no hemos obtenido los resultados deseado y llevamos unas cuantas temporadas al filo de la navaja. Y cuando eso se reitera, pues ocurre.

Y ahora ¿qué?

Miramos al futuro, lo que nos mueve ahora es trabajar en un proyecto futuro que sea ilusionante. Trabajamos con mucha ilusión y convencidos de que tanto la afición como los patrocinadores lo verán así. Es un proyecto importante que nos situará de nuevo donde nunca debimos dejar de estar. El objetivo para este año es el ascenso y las reformas que vamos a hacer, que adecuarán nuestra estructura de cara al futuro. Y, una vez que salgamos de la difícil situación económica, en la que estamos todavía inmersos, pero de la que vemos la luz al final del túnel, podremos ser el gran equipo que fuimos en otros tiempos.

Habló durante en la rueda de prensa tras el descenso de la necesidad de una reflexión interna. ¿Ha llegado a alguna conclusión?

Estamos todavía. Pero hay una cosa clara: la estructura que tenemos es excesiva para las nuevas circunstancias. Por tanto, si se puede convertir esta crisis en una oportunidad para hacer las reformas necesarias, así lo vamos a acometer. ¿Cuáles? Aún no lo sabemos. Hay cosas que son urgentes como configurar un equipo técnico, pensar en jugadores. Pero al margen, estamos haciendo una reflexión profunda sobre el conjunto de la casa. Es una oportunidad para abordar una reestructuración, de realizar reformas importantes dentro de la institución con el menor coste humano posible, aunque no sabemos en qué términos.

"El objetivo para este año es el ascenso"

Fernando Galindo

¿Esos cambios afectarán a los empleados del club?

Sí. Afectará a todo. Tenemos que buscar una estructura operativa que se acomode a las circunstancias y a los tiempos. Tenemos que modernizar la institución en todos los aspectos. Hay que situarse en el futuro, que es muy exigente. Hay cambios que se están produciendo en la sociedad y nosotros no podemos estar al margen.

¿Se había quedado el club ‘antiguo’?

No me atrevería a decirlo así. Tenemos trabajadores en la casa que han acometido una transformación importante en la digitalización, por ejemplo. ¿Al ritmo necesario? No sé. Hay gente que se ha incorporado y ha aportado una adaptación a las nuevas coordenadas. Y ahí es donde estamos. La voluntad es inequívoca. ¿Los resultados son los conveniente? Supongo que no. Pero no hay que estar conforme, siempre se puede hacer mejor, aunque estés convencido de que la dirección es la correcta.

¿Cuál fue el gran error de la temporada?

Teníamos una gran plantilla, con buenos jugadores, pero descompensada. Esta es una reflexión compartida. Las lesiones tampoco nos han respetado (Jackson, Giedraitis…) y la COVID nos hizo mucho daño: Gentile tuvo que irse porque no se recuperó. Y creo que nos equivocamos con Barea. Fue un error. Al principio, lo vimos como una oportunidad porque en el puesto de base teníamos dificultades por las lesiones… y fue un grave error que creó un mal ambiente en el vestuario. Estas cosas no las concibes en el momento, lo ves con su comportamiento a posterior y por la forma en la que reaccionó finalmente. No estuvo a la altura de las circunstancias. Tampoco ayudó que se fuera el director deportivo (Willy Villar) en verano, en medio de la configuración de la plantilla. Fueron toda una serie de circunstancias adversas que nos llevaron a estos resultados. Esta es una forma de explicar las cosas, pero no me gustaría que se percibiera como una justificación.

¿Barea le decepcionó?

(Silencio largo) A mí, personalmente, sí. Aunque todo requiere matices. Hizo algún buen partido, pero también nos hizo perder algún otro y nunca estuvo integrado en la plantilla. Lo veías en algunos tiempos muertos, que no escuchaba, que estaba en su mundo. Estaba al margen del resto de sus compañeros. Se veía en los partidos, cuando el entrenador daba indicaciones y a él no le importaban, se iba o se venía por la cancha. En los entrenamientos, no daba lo que debía de dar: venía de una cultura de NBA que, como él decía, no se entrena, se juega permanentemente y no entendía lo de los entrenamientos y su intensidad.

Un equipo son sus jugadores, un conjunto que debe tener solidaridad y un esfuerzo que tiene que ser compartido, y cuando alguno de los integrantes decae en alguno de esos aspectos, el conjunto del equipo se resquebraja. Y eso sí que se percibía, había jugadores que le miraban como ‘este qué se ha creído’.

Viendo el resultado final, ¿fue una buena idea destituir a Javi Zamora?

"Me parecería una cobardía la dimisión de todo el Consejo de Administración"

Fernando Galindo

No lo sé. ¿Zamora lo estaba haciendo mal? A la vista de los hechos… no lo sé. Ahora, ¿qué en aquel momento nos parecía lo más conveniente porque la derrota frente al Gipuzkoa nos dejó en una situación difícil? Pues también. ¿Fue una decisión justa? No era el responsable, pero era parte de la solución. Lamentablemente, a veces, es así porque echar a todos los jugadores es muy difícil y reforzar la plantilla con ‘genios’... pues a veces no estás en la situación económica que lo permita. Y hay que tomar decisiones que cuestan. Y Zamora era un hombre de la casa. No fue fácil. Le deseo lo mejor y creo que en algún momento volverá. Espero que así sea. No fue el responsable, pero sí, parte de la solución.

A pesar de los resultados, ¿está contento con el trabajo de Jota Cuspinera?

Sí, sí. Estamos contentos y así se lo hemos expresado. Su comportamiento ha sido el de un profesional como la copa de un pino.

Y, ¿continuará la próxima temporada en LEB?

No hemos tomado la decisión todavía, pero estoy muy satisfecho con él. Me gustaría personalmente que continuara, pero no está tomada la decisión. Y en cualquier caso, si siguiera, deberíamos reforzarle con ayudantes que conozcan la categoría. Eso es lo más importante. (Según informó este viernes Carlos Sánchez Blas, OndaMadrid, el técnico comandará el proyecto la próxima temporada).

Mucha gente pide la salida de todo el Consejo de Administración…

Cuando oigo esas cosas… Me parecería una cobardía, en una situación tan difícil como en la que nos encontramos montar una gestora para que empiece a hacer ¿qué? No es posible que nos quedemos paralizados en estos momentos. Sería una irresponsabilidad no asumir la gestión y los cambios que hay que hacer ahora para adecuarnos a la presente situación. Cuando salgamos de esta y estemos en normalidad, es decir, en la máxima categoría, será el momento de hacer reflexiones de ese tipo, pero ahora lo que hay que hacer es trabajar con responsabilidad e ilusión. Y abordar los problemas que hay que resolver. No se está planteando la posibilidad de abandonar.

Señala que la deuda ha lastrado al club en ACB, pero esa deuda no desaparece en LEB.

Los presupuesto en LEB son más pequeños y seguimos en negociaciones con la Agencia Tributaria. No queremos que se nos perdone ni un euro, pero si queremos unos plazos razonables (no especialmente largos) que nos permitan hacer frente a la deuda con unas cantidades razonables y los intereses correspondientes. Que no nos ahoguemos. Es a lo que aspiramos en estos momentos. Este año hemos pedido una carencia porque hemos dejado de ingresar cerca de un millón de euros y hemos incrementado los costes. No diré que esté cerca, pero estamos haciendo gestiones desde hace tiempo. La pandemia lo ha dificultado todo.

¿Cómo se solventa la caída de ingresos en la LEB?

"Me preocupa que infravaloremos la LEB"

Fernando Galindo

Por lo que hemos visto, los presupuesto son los que son. No son comparables con los de ACB y nos acomodaremos. Es una Liga difícil, que vamos a jugar con humildad. Somos un equipo más, el nombre ni ayuda ni deja de ayudar. Pensamos, además, que para muchos equipos jugar contra nosotros será un reto y, en ese sentido, cada partido debemos abordarlo desde la humildad y la sencillez. Trabajando, trabajando, trabajando. Cada partido se gana, preparándolo y trabajándolo. Me preocupa que infravaloremos la categoría, que pensemos que puede ser un paseo militar y no es verdad. No podemos abordarla de esa forma ni los que tomamos las decisiones ni el cuerpo técnico ni los jugadores. Es una Liga muy difícil y a la que no estamos habituados. Eso es un principio del que no debemos apartarnos ni un milímetro.

Giedraitis, Vicedo y Jackson tienen contrato. ¿Continuarán?

No lo sabemos. Tenemos que llegar a acuerdo con todos.

¿Continúa adelante la Ciudad del Conocimiento y el Deporte?

Sí. Hemos avanzado con el Ayuntamiento de Madrid. Es un proyecto que estratégicamente colocaría a Estudiantes en unas coordenadas distintas, generando recursos propios para retroalimentarnos.

Algo que decir a la afición para acabar.

Que confié en la institución. Estudiantes está por encima de las personas y llevamos 74 años. Confiamos que haya más abonados que nunca, aunque sea para echarnos. Esta es su casa, la del deporte y, especialmente, la del baloncesto. Este es el equipo de patio de colegio, el equipo del Ramiro, es el que todos los aficionados quieren y necesitamos más que nunca esas muestras de cariño a través del abono (haremos de precio reducido). Queremos que haya miles de personas y llenemos el pabellón.