NBA | MAVERICKS 114 - RAPTORS 110

Doncic, en playoffs: esperan Jokic y Campazzo o Kawhi y George

Los Mavs cumplieron en el trámite contra unos Raptors plagados de bajas. Doncic sumó un triple-doble (20+10+11) y volverá a playoffs como quinto o como sexto del Oeste.

Los Mavericks ya están en playoffs. Estaba casi hecho, pero había que dar el último paso. Y lo dieron, contra los Raptors (114-110). Con (innecesario) sufrimiento final y en un partido más bien feo, pero lo dieron. Contra unos Raptors sin Siakam, VanVleet, Lowry, Anunoby y compañía, con siete jugadores en pista, y liderados por Malachi Flynn (26 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias), el número 29 del último draft, y Jalen Harris (31 puntos, 4 asistencias), el número 59. Un equipo que (27-44 a falta de un último partido) ya selló hace días su primera ausencia de playoffs desde 2013 y que encara, definitivamente, la transición desde el equipo que alcanzó la gloria en 2019. El tiempo vuela en la NBA.

Pero los Mavs, a lo suyo, sumaron la victoria que necesitaban y aseguraron los playoffs. Lo tenían cuesta abajo, pero el camino no ha sido fácil. La COVID los crujió en el arranque de temporada y llegaron a un pésimo 9-14, no estuvieron en positivo hasta el 2 de marzo (17-16) y durante semanas pareció que el play in sería inevitable. Lo han evitado, gracias a la plaga de desgracias de los Lakers y su fantástico 12-3 en los últimos 15 partidos. Están 42-29 ahora, después de un partido que complicó al final y en el que Luka Doncic sumó su undécimo triple-doble de la temporada y el número 36 de su carrera: 20 puntos, 10 rebotes, 11 asistencias con un 1/8 en triples idéntico al de un esta vez gélido Tim Hardaway Jr (7 puntos, 1/11 total en tiros). Mejor estuvieron Porzingis (21+10), Finney-Smith (17 puntos, 4 triples) y un Jalen Brunson (19+5+4) que parecía incapaz de fallar primero pero acabó con un susto en la rodilla que pudo estropear una noche tranquila a los de Rick Carlisle.

¿Y ahora, qué? A los Mavs les queda jugar contra los Timberwolves, el domingo. Puede venirles mejor, en lo práctico, una derrota, pero hay demasiadas cuentas en el aire. Esto es seguro: serán quintos o sextos en sus segundos playoffs seguidos después de tres años de ausencia, los segundos en tres años para Luka Doncic. Su rival ya se reduce a dos únicas opciones: Denver Nuggets o Los Angeles Clippers, que se repartirán los puestos tercero y cuarto. Ahí está el baile de sillas entre todos, con la mirada puesta en el rival de primera ronda… y en la panorámica más amplia, una ruta completa por el Oeste en el que todos miran de reojo a unos Lakers que han puesto todo patas arriba al llegar desde tan atrás.

Doncic y sus Mavs, en todo caso, tendrán primera ronda grande. Si son los Nuggets, será un duelo contra Nikola Jokic… y un Doncic-Campazzo, cara a cara en la dirección. Si son los Clippers será la revancha de la temporada pasada, cuando los californianos superaron en primera ronda a los Mavs (4-2), lastrados por los problemas físicos de Porzingis y un Doncic que, con un tobillo muy tocado, jugó una serie épica: 31 puntos, 9,8 rebotes y 8,7 asistencias. Ahora va a volver al gran escenario. No será favorito en ningún caso, pero tendrá opciones de pisar segunda ronda por primera vez. Es su siguiente reto, el nuevo horizonte. Como mínimo…