NBA | SUNS 118 - BLAZERS 117

Dos tiros libres hacen ganar a los Suns y, de rebote, a los Lakers

Los Trail Blazers perdieron una oportunidad de oro en Phoenix ante un equipo que aún lucha por el liderato. Los Lakers, beneficiados por su derrota.

La Conferencia Oeste está que arde. Los diez equipos ya están clasificados, sí, pero hay que ver en qué posiciones. Ahí es donde está la pelea, que se ha puesto bonita para el último fin de semana de la fase regular. Lo que ha echado más gasolina al fuego ha sido el encuentro entre Suns y Blazers. Los Lakers, el equipo que busca sobrepasar a los de Terry Stotts en la clasificación y librarse del temido play-in, se han beneficiado sin jugar y ya salivan con lo que viene ahora. 

Los Suns se impusieron a los Trail Blazers por 117-116. No podía haber sido de otra forma. Por uno. Y remontando en los últimos segundos. Alta tensión en el final y dos tiros libres que Devin Booker se encargó de meter, hielo en las venas, para conformar el marcador final.

Con Dallas un peldaño por encima y con dos partidos fáciles para acabar el play-in va a estar entre Blazers y Lakers. Los angelinos, con un partido menos, están también a una victoria de empatar y con LeBron James de vuelta y Dennis Schröder activo para poder ayudar tienen a Pelicans y Pacers por delante. A los de Oregón les queda sólo un partido y es contra los Nuggets, equipo de mucho nivel. A puro fuego por evitar uno, dos o la eliminación en forma de partidos adicionales. 

Un duelo fantástico. La vivacidad de los Suns, activos hasta decir basta y con una defensa exterior a estudiar, se juntó con una línea de pequeños de los Blazers que es una diablura. El espectador se podía frotar los ojos para ver si veía bien, el partido merecía la pena y el no pestañear. Lillard y McCollum tiraron de individualidades y sobrevivieron, lo cual da una medida de los buenos que son.

Chris Paul no soltó el timón e incrementó el ritmo en el tercer cuarto, donde los locales lograron una pequeña distancia. Pero fue otro base, Cameron Payne, el que se destaparía como arma secreta de los Suns: 21 puntos, incluidos 11 en el último periodo.

Los Blazers entraron siete por debajo en el cuarto definitivo y remontaron la desventaja, simplemente no controlaron el final y se fueron de vacío. Con Saric fallando tres de cuatro en tiros libres y una bandeja de Lillard se puso Portland tres por encima a falta de medio minuto, pero Bridges sí metió dos, Covington tembló y falló dos, Booker volvió a meter dos. Un mal pase y recepción dejó el tiro final de McCollum como no válido. La falta de Powell o Booker, muy justa.