NBA | HEAT 106 - SIXERS 94

Triunfo de relumbrón para los Heat con sorpresa de Haslem

Los Heat pasaron por encima de los Sixers, que ya es líder del Este sólo con una victoria de distancia. Udonis Haslem fue el protagonista y no por su juego.

Los Heat y los Celtics estaban parejos, buscando la salvadora sexta plaza, hace muy pocas fechas. Ahora uno ha pegado el estirón y el otro se ha quedado hecho un guiñapo. El equipo de Miami ha logrado cuatro victorias seguidas, la última ante los Sixers que con tanto poder han dominado la Conferencia Este toda la temporada, y ahora se hace más peligroso que nunca. Hablamos del subcampeón de la competición, hablamos de una amenaza real. Los de Rivers, con su quinteto de lujo y sin aparentes fisuras previas, cayeron con claridad en el American Airlines Arena. 

El punto más caliente del partido no tuvo a los protagonistas habituales en el escenario. Udonis Haslem, en el que es su primer partido de la temporada, con 40 años y tras anotar cuatro puntos en las jugadas anteriores, duró tres minutos en la pista hasta que fue expulsado. En un parón del juego se acercó a Dwight Howard, le amenazó ("lávate la puta boca", se le entiende en la discusión) apuntándole con el dedo y los árbitros decidieron expulsar al de los Heat. Su equipo estaba atónito pero orgulloso de la actitud de su capitán. "Ha sido el mejor momento de lo que va de temporada", apuntaba Erik Spoelstra, con el que lleva casi media vida en el equipo, en tono de broma al final del partido. "Tío, este hijo de puta está loco. Estaba pensando: 'U.D. No te pueden expulsar tan pronto, hermano, nunca nos has enseñado a que te saquen a los tres minutos'. Ha sido como un momento de hermano mayor, así que es un buen momento. Una lección. Puedes tener una técnica en la primera parte, pero luego te esperas a la segunda para la otra", añadía 'Bam' Adebayo, también en tono jocoso. Howard, a la par que Embiid, tuvieron muy poca influencia en el juego. 

Los Heat se apoyaron en Jimmy Butler, el mencionado Adebayo y la pareja de bases que ahora suele salir como suplente, la formada por Goran Dragic y Tyler Herro, para desarmar a un rival que desde el principio fue a remolque en el marcador y que ve amenazada su posición como líder de la conferencia por Brooklyn Nets, el segundo clasificado en estos momentos y a una victoria de diferencia en el Este. 

Embiid, 6 puntos en 25 minutos. Simmons, 8 puntos en 26 minutos. A lo mejor son parte de la explicación. Y eso que los Sixers empezaron jugando muy cerca del aro en este partido, pero fueron vapuleados pronto. Tobias Harris fue el que llevó el peso en el ataque, pero de tres a uno hay un trecho importante. En los Heat sí estuvieron todos o casi todos. Parcial de 38-22 en el primer periodo, lo cual también dio pistas. Dragic fue clave para ese impulso, ya que la pequeña ventaja de la que gozaban los locales se convirtió en una importante ventaja tras tres o cuatro acciones de velocidad y pericia, sin que los 76ers le pudieran parar. Dos triples de Jimmy Butler, unido al entonado esloveno, ayudaron a dar el salto. Cuando se produjo la pequeña pugna entre Haslem y Howard había un +19 en el marcador. Los visitantes sólo pudieron maquillar un poco al final, pero se impuso el cerrojazo de unos Heat que son peligrosísimos cuando se ponen a defender a conciencia. Adebayo le tocó el morro a Joel Embiid, que decepcionó un poco en esta cita de gigantes.