Pinar Karsiyaka
59
Finalizado

FINAL CHAMPIONS | KARSIYAKA 59 - 64 BURGOS

La historia la escribe el Burgos

El equipo de Joan Peñarroya se impone al Karsiyaka en una final fea, con mucho corazón y poca efectividad. El Burgos redondea el proyecto y agranda su historia.

En Rusia no estaba en juego solo un título, también la culminación de un proyecto. Y el Burgos ganó mucho más que una Champions, una competición al alza que busca su lugar definitivo en el baloncesto internacional. El equipo español, además de la merecida victoria, puso el broche de oro a su historia más reciente con un trofeo que les eleva dentro del baloncesto europeo, que permite una continuidad y una progresión que no tiene fin y una dinámica ascendente que hace pensar que su techo está todavía por llegar. Una penetración de Alex Renfroe con 35 segundos para el final dio una ventaja de tres puntos a los burgaleses (59-62) que parecieron muchos más. Principalmente, por la tónica de un partido extraño, lleno (llenísimo) de fallos y marcado por los continuos errores que provocaron que cada tiro libre pareciera un penalti. El Karsiyaka turco falló el intento de triple y el Burgos se hizo con un partido que resolvió desde la personal, después de llegar a ir 7 puntos arriba y ver como sus rivales se ponían por delante (53-51) con seis minutos para el final. Y con ese error, los tiros libres de Vítor Benite y la posterior pérdida de los turcos, el Burgos se coronaba campeón.

La final de la Champions tuvo un poco de todo y mucho de nada. Lo predominante, sobre todo, fueron los continuos fallos y el cortísimo marcador final, acorde con un enfrentamiento tosco, feo y resuelto desde la personal, con poca cabeza y mucho corazón. Los porcentajes de lanzamiento demuestran de qué fue la cosa: el Karsiyaka apenas superó el 40% en tiros de campo, con una serie de triple muy pobre (5 de 19); los burgaleses tuvieron una dinámica similar, por debajo del 45% y erráticos desde el exterior (6 de 26), desaprovechando tiros abiertos y situaciones de ventaja. En algún momento dio la sensación de que nadie quería ganar y solo en el último periodo alguno de los dos equipos llegó a los 20 puntos en anotación, el Karsiyaka. Fueron, eso sí, insuficientes para remontar un partido que iba 13-15 a la conclusión del primer periodo y 28-29 al descanso, con desatinos constantes y un desacierto indiscriminado.

Establecidas las reglas no escritas del encuentro, iba a ser el que menos fallara el que se llevara el triunfo. El Burgos fue casi todo el partido por delante y llegó a mandar por 7 puntos (39-46) a la conclusión del tercer cuarto, una ventaja que parecía casi definitiva, dada la ausencia total de grandes distancias en el luminoso. Sin embargo, sus rivales reaccionaron, envalentonados por el buen hacer de Amath M'Baye (17 puntos), Raymar Morgan (13) y Metecan Birsen (10). Sek Henry (7 de 7 en triples en semifinales ante el Casademont), por su parte, no encontraba su toque de muñeca habitual y se quedaba en un pírrico punto con 0 de 6 en el lanzamiento. Lo dicho, un partido muy feo. Entre la tensión y los nervios, un tiempo muerto bien pedido por Joan Peñarroya cuando el Karsikaya se logró poner por delante tranquilizó a sus jugadores, y la sangre fría de Alex Renfroe y Vítor Beniro (14 y 15 puntos respectivamente), decidieron el duelo. El primero con una bandeja que daba tres de ventaja al Burgos; el segundo, con dos tiros libres. Fueron los mejores del partido y los que resolvieron al final. Los que, en última instancia, dieron el título al Burgos. Uno que lideraron ellos, pero ganaron todos.

Un proyecto que no tiene techo

El 9 de junio de 2017, el Burgos ascendió a la Liga Endesa. Y menos de cuatro años después, cuentan con tres títulos en sus vitrinas: la Intercontinental y la Champions, esta última por partida doble. Es la primera vez, por cierto, que un club revalida este título: de Atenas 2020 a Niznhy Novgorod 2021. En estos cuatro años, los burgaleses han creado una cultura de club que ha encontrado un hueco en una Liga Endesa dominada por los de siempre (Barça y Madrid) pero en la que juegan como si llevaran toda la vida haciéndolo. Y han cambiado (en un movimiento cuestionado al principio, y acertado al final) a un buen entrenador como Diego Epifanio, hacedor del ascenso, por un Joan Peñarroya que se consolida y que les ha dado tres títulos en siete meses. Y que agranda la historia de un club pequeño convertido en grande: tras tres ascensos a la élite frustrados en los despachos, el antiguo equipo de la ciudad, el Tizona, decidió pelear en los juzgados su derecho a estar entre los mejores (y lo sigue haciendo). Y ahí apareció el actual San Pablo Burgos, el Club Miraflores, un equipo de liga provincial que tomó el testigo del Tizona en LEB Oro y que en dos años logró, con la desaparición del canon ACB, lo que sus paisanos no pudieron.

El Burgos ha ganado la Champions con Vítor Benite como MVP, Jasiel Rivero (9+5) y Dejan Kravic (8+8) como pilares de la zona y un conjunto bien dirigido en el banquillo y con un techo que todavía no se vislumbra. El Burgos ha ganado la Champions en una temporada en la que toda su plantilla, excepto Renfroe, han pasado el coronavirus. El Burgos ha ganado la Champions tras remontar, en cuartos, 6 puntos al Hapoel; y 12 al Estrasburgo en semifinales. El Burgos ha ganado la Champions y ha puesto el broche de oro a un proyecto que sigue su curso y tiene una cultura definida y fácilmente identificable. Y reivindican una manera diferente de hacer las cosas que va de los despachos a la pista y que puede ser igual de exitosa que las tradicionales. La historia la escribe el Burgos, un equipo colectivo, trabajador y con mucho corazón. En definitiva, un equipo campeón.

RESUMEN

59 - Pinar Karsiyaka (13+15+11+20): Morgan (13), Kennedy (5), Taylor(8), Henry (1), M'Baye (17) â cinco inicial â Birsen (10), Tuluoglu(-), Agva (2), Erden (1), Bitim (2), Sonsirma (0) y Yildirim (-).

64 - Hereda San Pablo Burgos (15+14+17+18): Kravic (8), Benite (14),Rivero (9), Rabaseda (0) y Renfroe (14) -cinco inicial â Salash (0),Barrera (0), Salvó (5), McFadden (5), Sakho (0), Cook (3) y Horton (5).

Árbitros: Eddie Viator (Francia), Ademir Zurapovic (Bosnia y Herzegovina)y Yohan Rosso (Francia).

Incidencias: Partido correspondiente a la Final de la Basketball Champions League celebrado en el Cultural Entertainment Complex "Nagorny" Nizhny Novgorod (Rusia) ante 1265 espectadores. Se guardó un minuto de silencio para conmemorar "El día de la victoria" del Ejército Rojo en la II Guerra Mundial.