DENVER NUGGETS

"Si Jokic fuera americano habría ganado ya seis veces el MVP"

Danilovic, mito del baloncesto serbio y presidente de la Federación, alaba a su compatriota, que será el MVP: "Lo único malo ya de su juego es que es demasiado buen chico".

"Si Jokic fuera americano habría ganado ya seis veces el MVP"
LOUISA GOULIAMAKI EPA

Predrag Danilovic, Sasha, es una leyenda del glorioso baloncesto balcánico, un alero con un descomunal talento que pasó por la NBA, sin demasiado amor mutuo, en los años 90. Drafteado por los Warriors en 1992, siguió en Europa hasta 1995, cuando firmó por cuatro años y 8 millones de dólares con Miami Heat, que se había hecho con sus derechos. Después de promediar 12,8 puntos en dos temporadas en Florida, perdonó los 4,9 millones que iba a cobrar por las otras dos y regresó a Europa para firmar con la Virtus Bolonia por cuatro años y ocho millones. Había sido su equipo entre 1992 y 1995 y lo fue entre 1997 y 2000.

Ahora tiene 51 años, y van quedando lejos sus años de gloria, cuando amasó oros en Europa con Yugoslavia primero y Serbio y Montenegro después, fue plata olímpica (1996) y Mejor Jugador de Europa en 1998. Antes de Italia, se convirtió en un mito del Partizán durante la inolvidable temporada 1991-92, cuando el conflicto de los Balcanes mandó al equipo a jugar en Fuenlabrada. El viaje acabó con la Euroliga ganada en Estambul, tras derrotar al Milán en semifinales y al Joventut en una inolvidable final en la que decidió un triple de Djordjevic (71-70) pero en la que el mejor fue Danilovic, 25 puntos y MVP de la Final Four. En 1998, ya en Bolonia, ganó otra Euroliga.

Ahora, en una entrevista para Kurir, Danilovic (preside la Federación serbia) ha alabado a su compatriota Nikola Jokic, que va a ser con toda certeza MVP de la NBA. Pero que, según él, ya podría haberlo sido… unas cuantas veces: “Jokic se está divirtiendo, es una gozada verle jugar. Todo lo que hace. Si por un casual fuera americano, sería ya seis veces MVP. Hace ya mucho que nadie puede decir nada malo de su juego, salvo quizá que es demasiado buen chico (risas). Eso es lo único”.